Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
LOS EMPRENDIMIENTOS Y SU SISTEMA DE FINANCIAMIENTO
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
231
LOS EMPRENDIMIENTOS Y SU SISTEMA DE FINANCIAMIENTO
AUTORES: Verónica Alexandra Ponce Álava
1
Eduardo Gabriel López Chaquinga
2
Mayra Elizabeth García Bravo
3
Javier Alexander López Chaquinga
4
Viviana De Lourdes Vizcaíno Villavicencio
5
DIRECCIÓN PARA CORRESPONDENCIA: veropa29@hotmail.com
Fecha de recepción: 12-09-2019
Fecha de aceptación: 7-11-2019
RESUMEN
El emprendimiento empresarial y social se ha convertido en la mayoría de los países, en un foco
de mayor atención, optimismo y esperanza para gobiernos y diferentes agentes sociales, pasando
de brindar formación y apoyo a capital, el cual ha sido importante, pero no suficiente, a ser hoy
un soporte más integral y sinérgico, que involucra a actores como gobierno local, regional y
nacional, quienes implementan las políticas públicas socio económicas. Este trabajo tiene como
objetivo explicar los posicionamientos teóricos del sistema financiero en los emprendimientos. Se
concluye que los sistemas de financiamiento se han convertido en una pieza importante para los
emprendedores y el afán de la consecución del objetivo de cambio de matriz productiva ha
redireccionado la estructura del crédito privado en el país, la cual se ha sustentado en los
proyectos de emprendimiento.
PALABRAS CLAVE: proyectos; emprendimiento; capital; sistema.
ENTREPRENEURSHIP AND ITS FINANCING SYSTEM
ABSTRACT
Business and social entrepreneurship has become, in most countries, a focus of greater attention,
optimism and hope for governments and different social agents, from providing training and
support to capital, which has been important, but not sufficient , to be today a more
comprehensive and synergistic support, involving actors such as local, regional and national
government, who implement socio-economic public policies. This work aims to explain the
theoretical positions of the financial system in the enterprises. It is concluded that financing
systems have become an important piece for entrepreneurs and the desire to achieve the objective
of changing the productive matrix has redirected the structure of private credit in the country,
which has been based on the projects of entrepreneurship
KEYWORDS: projects; entrepreneurship; capital; system.
1
Docente. Universidad Técnica de Cotopaxi, Extensión La Maná. Ecuador.
2
Docente. Instituto Tecnológico Superior La Maná. Ecuador. E-mail: gabriel.lopez.c08@gmail.com
3
Docente. Universidad Técnica de Cotopaxi, Extensión La Maná. Ecuador.
4
Hospital Metropolitano de Quito. Ecuador. E-mail: javierlopezch@gmail.com
5
Docente. Instituto Tecnológico Superior La Maná. Ecuador. E-mail: vvv81@hotmail.com
V.A. Ponce Álava, E.G. López Chaquinga, M.E. García Bravo, J.A. López Chaquinga, V.L. Vizcaíno Villavicencio
232
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. 6, Año 2020, Edición Especial
INTRODUCCIÓN
La correcta caracterización de los emprendimientos, en particular, de su relación con el sistema
financiero, es un insumo clave para direccionar la política pública en su afán de fomentar los
emprendimientos, facilitar su crecimiento y aumento de valor. Una economía dinámica permite
generar un gran número de emprendimientos de manera que las ideas se desarrollen y validen en
el mercado y los recursos económicos se muevan entre sectores y empresas hacia aquellas más
eficientes.
La mayoría de las personas en algún momento de sus vidas experimentan cierto grado de
insatisfacción en su trabajo, esta situación los ha llevado a pensar en ser sus propios jefes,
manejar su tiempo, etc., en pocas palabras aspirar a generar su propio negocio.
Por otra parte, la crisis económica produce muchos emprendedores forzosos, personas que no
encuentran trabajo y que deciden crear un proyecto para poder garantizarse un puesto de trabajo.
Se puede plantear si este tipo de motivación lleva a emprendimientos a corto plazo o largo plazo.
Como se puede apreciar ambos aspiran a emprender oportunidades de negocio, aquí se pueden
presentar estos interrogantes: ¿Qué significa emprender?, ¿Cómo se puede emprender un
proyecto?, ¿Cualquier persona puede emprender?
Si bien el concepto de emprender e innovar antes solo se atribuía a personas de negocios y
profesionales, en la actualidad ha cambiado este paradigma, por lo que toda aquella persona que
posea una predisposición personal para emprender puede hacerlo. Por ende, ¿Qué características
y habilidades debe tener un emprendedor?
Cabe destacar, que el emprendedor es una persona que se encuentra inserta en un sistema social,
económico, político y legal contribuir al desarrollo y crecimiento del país. Al poseer todas estas
opciones, se puede plantear. Por lo anteriormente expuesto este trabajo tiene como objetivo
explicar los posicionamientos teóricos del sistema financiero en los emprendimientos.
DESARROLLO
Emprender, desde el punto de vista del emprendedor y copiando las palabras de Robin S. Sharma,
es “tener la voluntad de ser arquitecto de tu propio futuro. Emprender empieza con un sueño.
Todo negocio exitoso por lo general empieza con un sueño. Los grandes emprendedores que han
revolucionado al mundo tuvieron una idea, un sueño que pudieron visualizar y a diferencia de
muchos, ellos tuvieron la capacidad de concretar ese sueño y volverlo realidad. Emprender es el
camino hacia su sueño, para lograrlo se tendrá que creer en él y trabajar con plena y absoluta
dedicación, estableciendo objetivos que lo orienten. (Spina, 2011).
Según el autor (Spina, 2011) indica que se puede decir que emprender es la actitud de hacer sus
sueños realidad. Es una decisión que implica sacrificio, determinación, convencimiento, y que
exige un trabajo sostenido.
Los Emprendimientos Exitosos se basan en tres pilares fundamentales:
1- La idea: es una descripción breve y clara de las operaciones básicas del negocio que se
desea poner en marcha.
2- El emprendedor: es la persona que quiere trabajar para mismo, auto emplearse o crear
su negocio y se pone en el camino de “haz realidad tu idea, genera tu propio negocio”.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
LOS EMPRENDIMIENTOS Y SU SISTEMA DE FINANCIAMIENTO
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
233
3- El plan de negocios: es un documento que describe en detalle todos los aspectos del
negocio.
Según el autor (Spina, 2011, pág. 52) indica que Para desarrollar el proceso emprendedor que se
sugiere en este trabajo, se tomó como base el análisis estructural del proceso emprendedor. De
este modo, se procedió a dividir el proceso en las siguientes etapas:
Impulso: todo emprendimiento comienza con una idea y una persona que la genera. Es
por ello, que la primera etapa se centra en las capacidades, habilidades de la persona que
busca emprender, el impulso que lo guía, y la generación de la idea que será clave para el
fututo negocio.
Ensayo: esta etapa requiere de toda la voluntad y perseverancia del emprendedor, ya que
se procederá a elaborar el plan de negocios, fundamental para determinar la viabilidad del
negocio.
Salto: en este momento es donde el sueño que se tenía al comienzo se empieza a hacer
Realidad: La idea se transforma en empresa y comienza el trabajo de verdad. Abarca los
primeros años de supervivencia, donde se deben enfrentar desafíos y superar barreras.
Según el autor (Spina, 2011) plantea, que Este factor agrupa aquellos aspectos vinculados por
ejemplo con el nivel de ingresos de la población que afecta el consumo, por otra parte, el nivel de
educación que afecta al perfil del consumidor; también se consideran factores macroeconómicos
como la inflación, tasa de crecimiento de la región etc.
Según el autor (Garcia, 2013) indica, que la cultura es el conjunto de normas y valores de una
sociedad. Distintos factores culturales, como por ejemplo si se valora al emprendedor, las
actitudes frente al riesgo de fracasar, la existencia de modelos de rol, inciden sobre la formación
de emprendedores. Asimismo, el sistema educativo (en sus diferentes niveles) influye sobre la
cultura y sobre la formación de vocaciones y competencias para emprender de la población
estudiantil.
Según el autor (Garcia, 2013) indica, que la estructura productiva, su perfil sectorial, regional y
según el tamaño de empresa, inciden sobre la experiencia laboral de las personas, su acceso al
conocimiento técnico y a las redes de relaciones necesarias para el emprendimiento.
Según el autor (Garcia, 2013) indica, que a su vez la concentración regional de la industria puede
ser generadora de áreas con culturas más proclives a la empresarialidad y con mayor presencia de
modelos de rol. Por último, la tasa de crecimiento de los distintos sectores / mercados y la
magnitud de las barreras a las entradas existentes, también influyen, principalmente en el
volumen y la calidad de las oportunidades para iniciar nuevas empresas y en la formación de
competencias de los potenciales emprendedores.
Redes y capital social. La existencia de redes sociales, institucionales y de negocios puede
facilitar el acceso a las oportunidades y a los recursos necesarios para emprender.
Según el autor (Garcia, 2013), indica que motivar es dar causa o motivo a algo. De esta
definición puede deducirse que motivación es la causa que implica una acción, un movimiento.
La motivación es el motor a la hora de emprender. La podemos caracterizar como el impulso que
inicia, guía y mantiene el comportamiento de un individuo hasta alcanzar una meta u objetivo
deseado. Pero, ¿Por qué emprende la gente?
V.A. Ponce Álava, E.G. López Chaquinga, M.E. García Bravo, J.A. López Chaquinga, V.L. Vizcaíno Villavicencio
234
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. 6, Año 2020, Edición Especial
Según el autor (Martinez, 2013) indica que sea cual sea el motivo hay dos conclusiones que se
consideran importantes: primero a la oportunidad no hay que esperarla, hay que salir a buscarla, o
mejor aún crearla. Como dice Abraham Lincoln “Aquellos que esperan que las cosas les lleguen,
es posible que reciban algunas, pero solo las dejadas por aquellos que salen a buscarlas”.
Segundo, tener un plan de negocios nos ayuda a saber dónde partimos y hacia donde deseamos
llegar (el mismo se desarrollará en la siguiente etapa).
1. Independientemente de los motivos que se tenga para emprender, antes de introducirnos
en el mundo del emprendimiento es importante que se reconozcan cuáles son los motivos propios
que generan el impulso, ya que puede ser de gran utilidad para iniciar y encaminar el proceso de
emprender.
Por necesidad
- Tiene la necesidad de generar ingresos rápido.
- Mantendrá la misma actividad mientras sea redituable, pero puede cambiarla por otra más
lucrativa, no tiene un compromiso afectivo con la actividad que realiza.
- No hace un plan de negocios, por lo que no tiene una proyección a futuro.
- El negocio puede modificarse si no alcanza los beneficios esperados.
Por oportunidad
- Su intención es generar un proyecto a largo plazo
- para ello es indispensable un compromiso con su emprendimiento.
- Ve una necesidad insatisfecha en el mercado y la aprovecha.
- Tiene tiempo para hacer un buen plan de negocios, para desarrollar todo el potencial de su
idea de negocio.
- La idea de negocio puede modificarse en los de algo más efectivo y duradero.
Según el autor (Martínez, 2013), indica que luego de haber leído mucho al respecto, se puede
decir que no existe una receta exacta de las características que debe poseer una persona
emprendedora, existen numerosas características, habilidades y cualidades, de las cuales se ha
preferido destacar las siguientes:
- Iniciativa.
- Adaptación al cambio.
- Control de las emociones.
- Convicción, o sea estar convencido de lo que se quiere lograr.
- Compromiso, tanto consigo mismo como con los demás.
- Seguridad y confianza en mismo, ya que, si no se cree en mismo y en el proyecto, el
mismo está destinado a fracasar.
- Vocación por el trabajo: es lo que lleva a levantarse cada día y seguir adelante.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
LOS EMPRENDIMIENTOS Y SU SISTEMA DE FINANCIAMIENTO
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
235
- Ser persistente y capaz de enfrentar problemas. No abandonar en la primera caída, no
dejarse vencer por los obstáculos o derrotas.
- Tener empuje para sacar la idea adelante, esto es con sacrificio, entrega y ganas para
cumplir sus sueños.
- Tener la capacidad de tomar decisiones.
- Coraje y un gran entusiasmo, o sea, no adoptar una postura pasiva sino más bien actuar.
- Sociable, capaz de generar redes de contactos.
- No temer al fracaso, si no, tomar al fracaso como una oportunidad para crecer.
Según el autor (Atienzar, 2017) indica que iniciar un negocio es una aventura emocionante, muy
retadora y con grandes beneficios. Todo empieza con una buena idea de negocio.
Según el autor (Atienzar, 2017), plantea que se puede decir que una idea de negocio surge cuando
se identifica un conjunto de necesidades cuya satisfacción es valorada por los clientes, se les
brinda un producto que satisfaga las mismas, a cambio del cual se espera obtener un beneficio.
En definitiva, una buena idea de negocio debe ser innovadora, debe permitir satisfacer las
necesidades de los clientes brindándoles lo que éstos desean o necesitan.
Según el autor (Atienzar, 2017), indica que encontrar una buena idea, es el primer paso para
transformar el deseo y creatividad del emprendedor en una oportunidad de negocio. Sin embargo,
hay que tener en cuenta que una idea maravillosa no asegura el éxito.
En definitiva, una idea es una herramienta que necesita ser desarrollada y transformada en una
oportunidad viable de negocio.
Características de una buena idea de negocio
Según el autor (Atienzar, 2017), plantea que el producto o servicio que se pretenda lanzar al
mercado habrá de reunir un conjunto de atributos (características) que permitan satisfacer las
necesidades de las personas que lo integran. La satisfacción de necesidades garantizará el éxito
del proyecto empresarial. Como consecuencia, resulta primordial la realización de un estudio de
ese mercado con la finalidad de detectar:
Las necesidades que no están siendo cubiertas (atendidas, satisfechas) o lo están
parcialmente.
Necesidades que están siendo cubiertas por un número reducido de empresas,
posibilitando en el mercado (mayor demanda de los clientes que oferta de las empresas
existentes) la entrada de una nueva empresa.
Si es posible satisfacer una necesidad diferenciándose del resto de empresas y
proporcionar un mayor valor añadido al cliente.
Si es posible crear una nueva necesidad.
La estructura del sistema financiero y el acceso al crédito
Según el autor (BanEcuador, 2018), plantea que el nacimiento del sistema financiero en el
Ecuador data entre los años 1831 y 1839. Con el paso del tiempo ha sido posible formar un
sistema financiero sólido y solvente. En 1899, se promulga la Ley General de Bancos, en 1927 es
fundado el Banco Central del Ecuador y en 1928 la Superintendencia de Bancos.
V.A. Ponce Álava, E.G. López Chaquinga, M.E. García Bravo, J.A. López Chaquinga, V.L. Vizcaíno Villavicencio
236
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. 6, Año 2020, Edición Especial
Según el autor (BanEcuador, 2018), indica que la gran importancia del sistema financiero dentro
de cualquier economía se basa en que permite encaminar el ahorro hacia la inversión, es por esto
que con el paso del tiempo se ha llegado a transformar en la fuente principal para la obtención de
capital de trabajo y expansión. Gracias al financiamiento otorgado por este sistema, las PYMES
pueden generar una mayor cantidad de empleos. Asimismo, un mayor crecimiento y por ende un
grado considerable de crecimiento económico. Por otra parte, se denomina Sistema Financiero
Nacional, al conjunto de instituciones financieras formadas por bancos, cooperativas de ahorro y
crédito, sociedades financieras entre otras. Entre las funciones principales de este sistema se
encuentra servir de intermediario financiero para el público.
Según el autor (BanEcuador, 2018), indica que el sistema financiero de Ecuador está formado por
todas las instituciones bancarias, financieras y demás empresas ya sean de tipo público y privado
que han sido autorizadas por la Superintendencia de Bancos Seguros. Hasta el 2014, el sistema
financiero ecuatoriano estaba formado por 79 entidades financieras (Banco Central del Ecuador,
2014). Los primeros bancos en otorgar créditos para los pequeños y medianos negocios fueron el
Banco Nacional de Fomento, Banco de Loja y la Previsora. Desde décadas pasadas hasta la
actualidad los bancos públicos son caracterizados por direccionar sus créditos al sector del
desarrollo económico; es por esto que las condiciones de este tipo de créditos se caracterizan por
brindar plazos más largos, tasas de interés más bajas, años de gracia, entre otros. En marzo de
2014, el crédito otorgado por el sistema financiero privado tuvo el valor de $23.585 millones, de
los cuales solo el 10% fue destinado al microcrédito (Monserrate, 2014). Por otra parte, el actual
gobierno ecuatoriano ha visto un gran apoyo a la designación de los créditos hacia el sector de las
PYMES. Como ejemplo, se tiene la creación del programa Progresar.
El emprendimiento social y sus características básicas
Según el autor (BanEcuador, 2018), indica que el emprendimiento social es la parte del
emprendimiento en general que tiene por protagonistas a las personas e instituciones de la
economía social al servicio de valores que van directamente más allá del mero beneficio
económico personal de las personas emprendedoras, para desarrollar iniciativas y redes
compartidas capaces de generar valor añadido social en sentido amplio.
Según el autor (BanEcuador, 2018), plantea que la adjetivación del emprendimiento como
“social” tiene el sentido de diferenciarse del emprendimiento comercial, que se dirige a las
actividades económicas en general, mediante el desarrollo de nuevas actividades y nuevas
organizaciones cuyo éxito beneficia directamente a sus impulsores solo indirectamente a la
sociedad en términos de creación del empleo o de generación de renta y de riqueza. El
emprendimiento social se caracteriza por pertenecer al sector privado de la economía, y no al
sector público.
Tanto el emprendimiento comercial como el social tienen varios puntos en común, como la
detección de necesidades no cubiertas o insuficientemente cubiertas, la innovación en productos o
servicios que diferencien a las actividades emprendedoras del resto, el diseño de estructuras
organizativas capaces de proporcionar tales bienes y servicios a una escala adecuada, o las
dificultades iniciales de los proyectos de emprendimientos (financiación, tamaño mínimo,
pérdidas iniciales, etc.). (BanEcuador, 2018)
Sin embargo, en el caso del emprendimiento social, las necesidades no cubiertas de modo
adecuado se caracterizan por ser comunes a amplios grupos sociales con menor poder
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
LOS EMPRENDIMIENTOS Y SU SISTEMA DE FINANCIAMIENTO
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
237
adquisitivo, o ninguno; la innovación en productos y servicios se caracteriza por aportar en su
producción, distribución, etc., connotaciones sociales ampliamente compartidas, como las
restricciones ecológicas s a la producción, la orientación hacia los bienes preferentes, la ausencia
de beneficio o la reinversión del mismo, etc. Las estructuras organizativas mediante las cuales se
aplican las ideas del emprendimiento social no son de mercado, en algunos casos, y en otros, pese
a ser de mercado en el sentido de que la mayor parte de sus ingresos procedente del mercado,
cualifican su actuación mediante el cumplimiento de determinados criterios (como por ejemplo
los propios del movimiento cooperativo, que son los más conocidos), en beneficio de los sectores
sociales a los que se dirigen y de sus propios trabajadores, y no meramente de los detentadores
del capital financieros. (BanEcuador, 2018)
Las dificultades financieras del emprendimiento social se palian en la medida de lo posible a
través del recurso a mecanismos como el mecenazgo, el microfunding, el recurso a la obra social
del movimiento cooperativo, las líneas de financiación de algunas entidades socialmente
responsables, la participación en viveros o incubadoras de empresas sociales, o algunas líneas
públicas de financiación en condiciones menos restrictivas que las habituales. A menudo, el
impulso inicial de todo ello recae en emprendedores sociales concretos, que son personas que
conocen en profundidad las necesidades de algunos sectores sociales con dificultades
estructurales, son capaces de organizar una comunidad de beneficiarios potenciales y de
desarrolladores del proyecto social, y están fuertemente motivados hacia el cambio social (sea
por distintas razones psicológicas, ideológicas, religiosas, generacionales, de desarrollo personal,
etc.). (BanEcuador, 2018)
Las potencialidades actuales y futuras del emprendimiento social han llevado a la Unión Europea
a proponer una estrategia para su impulso, que contiene como elementos principales:
El incremento de la visibilidad y el reconocimiento de las empresas de economía social en
sentido amplio (mediante la difusión de su impacto social; la puesta en práctica de una
estrategia de comunicación sobre el emprendimiento social a escala de la UE; el
desarrollo de redes internacionales en el sector; y la incorporación del emprendimiento
social en todas las políticas, programas y prácticas de las administraciones públicas).
El desarrollo de un entorno económico europeo que permita a la economía social y sus
empresas acceder a la financiación (en particular para favorecer la formación de su capital
humano; para facilitar la financiación de sus infraestructuras; y para el desarrollo de
viveros o aceleradores especializados en empresas de economía social).
El establecimiento de normas legales y reglamentarias que propicien la creación y el
desarrollo de empresas que operen en dicho sector (por ejemplo, mediante las adecuadas
consideraciones sociales en la contratación pública). (BanEcuador, 2018)
Los enfoques teóricos sobre la empresa social
Los desarrollos teóricos sobre el concepto de empresa social comenzaron a desarrollarse a ambos
lados del Atlántico a mediados de la década de los 90 del siglo XX y han dado lugar a una
diversidad de enfoques que, ofreciendo coincidencias significativas, también presentan una
notable diversidad conceptual que hace difícil una delimitación de la empresa social compartida
por dichos enfoques. Un detallado análisis comparativo del enfoque continental europeo y de los
dos principales enfoques norteamericanos). (BanEcuador, 2018)
V.A. Ponce Álava, E.G. López Chaquinga, M.E. García Bravo, J.A. López Chaquinga, V.L. Vizcaíno Villavicencio
238
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. 6, Año 2020, Edición Especial
El enfoque americano de la innovación social
El enfoque de la innovación social se centra exclusivamente en la innovación social y en la
satisfacción de las necesidades sociales, siendo secundario en el mismo la forma de propiedad,
pública, capitalista o de economía social. Dicho enfoque pone el énfasis en el papel individual del
emprendedor social, a diferencia del enfoque EMES, que contempla a las empresas sociales como
consecuencia de dinámicas colectivas. El emprendedor social es la figura clave de la empresa
social, en tanto que principal responsable del emprendimiento y del cambio social. (BanEcuador,
2018)
Las principales diferencias entre los enfoques norteamericanos y europeo sobre la empresa social
tienen mucho que ver con los diferentes contextos en que surgieron. En Estados Unidos la
empresa social fue una respuesta empresarial a desafíos sociales tradicionalmente atendidos por
las organizaciones no lucrativas de acción social que, ante la reducción de subsidios públicos y
donaciones privadas en la década de los ochenta del siglo pasado, tuvieron que desarrollar
estrategias empresariales que generarán ingresos para financiar sus actividades filantrópicas.
(BanEcuador., 2018)
El desarrollo del emprendimiento desde una perspectiva sistémica
El desarrollo del emprendimiento y de emprendedores depende de un conjunto de factores que
incluyen, aunque exceden, el correcto funcionamiento de los mercados. El proceso emprendedor
abarca desde que surge la motivación para emprender, pasando por la identificación de la
oportunidad para el emprendimiento y la elaboración del proyecto emprendedor hasta su fase de
lanzamiento, concreción y primeros años de vida. El concepto de sistema de desarrollo
emprendedor ayuda a comprender la naturaleza sistémica y de largo plazo del fenómeno. Una
explicación simplificada del mismo permite clasificar estos factores en los que están vinculados a
la oferta de emprendedores y aquellos que inciden sobre la demanda de emprendimientos y las
oportunidades de negocios. (Estrella, 2011)
Según el autor (Estrella, 2011) plantea que, del lado de la oferta, dos factores muy ligados entre sí
que inciden en la existencia de personas con motivaciones y capacidades para emprender son la
cultura y la educación. El contexto cultural, a través del sistema de valores y actitudes
dominantes en diferentes ambientes, puede promover o inhibir, en distinta medida, la adopción de
conductas emprendedoras.
Según el autor (Estrella, 2011) indica que, desde la temprana infancia, las familias influyen
significativamente en los procesos formativos, tarea que continúan las instituciones educativas en
sus distintos niveles y además su responsabilidad en el perfil de actitudes y capacidades de la
población es clave. Desde la perspectiva del proceso emprendedor esta es la fase de la vida
identificada como proempresarial.
En etapas más avanzadas de la vida, las empresas donde trabajan pueden contribuir o incluso
bloquear el desarrollo de sus capacidades emprendedoras. La forma en que estos ámbitos
funcionan y contribuyen al desarrollo de capacidades emprendedoras afecta a la oferta de
emprendedores, pudiendo incidir sobre la igualdad de oportunidades para emprender. Los jóvenes
de distinta extracción social suelen transitar por ámbitos incubadores de distinto perfil y calidad.
Esto justifica la necesidad de apoyar la fase de incubación de vocación de capacidades en los
jóvenes.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
LOS EMPRENDIMIENTOS Y SU SISTEMA DE FINANCIAMIENTO
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
239
Por otra parte, los procesos de formación de capital humano pueden verse potenciados a través
del capital social existente en la medida en que las personas puedan acceder a redes de contacto
con otros actores y/o con instituciones facilitadoras de información, recursos y apoyos variados.
Además, el funcionamiento del mercado de factores incide sobre la oferta de recursos para
emprender haciendo que su concreción sea más o menos factible, en tanto que el marco
normativo y regulatorio puede hacer más o menos fácil la vida de quienes desean crear su propia
empresa. (Estrella, 2011)
Por último, del lado de la demanda, la capacidad y perfil de compras de las familias y las
empresas inciden sobre el espacio de oportunidades para emprender. De esta forma, la estructura
social (por ejemplo, las condiciones sociales de las familias, la disponibilidad de contactos) y la
estructura productiva (por ejemplo, el perfil de las empresas) como también otras variables
socioeconómicas (por ejemplo, el nivel y perfil de la demanda) permean el funcionamiento del
sistema de desarrollo emprendedor.
La perspectiva sistémica revela, de esta forma, la complejidad del fenómeno emprendedor, en
contraposición con la visión más simplista implícita en el enfoque económico convencional, que
asume la existencia, a cada momento, de una fila de emprendedores aptos para explotar cualquier
oportunidad de negocios que reúna los requerimientos de ganancia apropiados. En este marco, se
asiste a un creciente consenso en torno a la necesidad de desarrollar políticas para promover el
emprendimiento. Distintos argumentos conceptuales justifican estas actuaciones. Las
explicaciones suelen remitir, por ejemplo, a la existencia de brechas entre el comportamiento
deseado del sistema de desarrollo emprendedor y su funcionamiento efectivo, con sus
consecuencias. (Estrella, 2011).
Según el autor (Estrella, 2011), indica que sobre la fertilidad empresarial. Las políticas
encuentran justificación al constatar la existencia de fallas de sistema y el hecho de que un
correcto funcionamiento de los factores que inciden en el emprendimiento no siempre puede ser
alcanzado a través del simple expediente del mercado (por ejemplo, la educación emprendedora o
la generación de una cultura emprendedora en la sociedad). Asimismo, la existencia de fallas en
los mercados de factores (por ejemplo, por la presencia de asimetrías de información) hace que el
aprovisionamiento de servicios para emprendedores (financieros, de consultoría) sea inadecuado.
Por otra parte, diversos motivos pueden bloquear, en forma inequitativa, el acceso al capital
social de la mayoría de los emprendedores (una cultura muy jerárquica o una estructura social
muy polarizada).
CONCLUSIONES
Los sistemas de financiamiento se han convertido en una pieza importante para los
emprendedores. El afán de la consecución del objetivo de cambio de matriz productiva ha
redireccionado la estructura del crédito privado en el país, la cual se ha sustentado en los
proyectos de emprendimiento.
El Banco Monetario y Financiero ha contribuido a que sistemas para emprenderse cuenten con
una mayor evolución en cuanto a obtención de créditos de financiamiento.
Además, se han intensificado las medidas complementarias que apoyan el acceso a fondos. Esto
contribuye a que el emprendedor sepa que tiene un apoyo en cuanto a capacitación y puesta en
marcha de su proyecto de negocio, a más de contar con una fuente de información constante
respecto a temas que le competen para un mejor desempeño del mismo. Sin embargo, aún existen
V.A. Ponce Álava, E.G. López Chaquinga, M.E. García Bravo, J.A. López Chaquinga, V.L. Vizcaíno Villavicencio
240
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. 6, Año 2020, Edición Especial
problemas de asimetría de información, por lo que no todos los emprendedores se benefician de
las medidas aplicadas por el gobierno, o por instituciones privadas.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Atienzar, F. B. (2017). El emprendedor de la idea de Negocio. (págs. 3-17-18-19). España: Kadmos.
BanEcuador. (19 de 06 de 2018). Banco del Ecuador. Obtenido de BanEcuador.:
https://www.banecuador.fin.ec/articulos-promocionados/financiamiento-publico-para-emprendedores-e-innovadores/
Estrella, J. (2011). La desigualdad del ingreso y los mercados de crédito. (págs. 68-69). Chile: CEPAL.
Garcia, M. (2013). Clave sobre sistemas y emprendimientos. (págs. 139-148). México: OECD.
Martinez, A. C. (2013). La naturaleza del proceso emprendedor. (págs. 235-245). España: Edición Julio O. De
Castro.
Spina, M. (2011). Sistemas financieros. págs. 57-63). Buenos Aires: 1a Ed. Redargenta.


Contador de visitas: Resumen | 64 | y

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2020 Verónica Alexandra Ponce Álava, Eduardo Gabriel López Chaquinga, Mayra Elizabeth García Bravo, Javier Alexander López Chaquinga, Viviana De Lourdes Vizcaíno Villavicencio

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicación bajo licencia

Grupo 2. Clasificación de Revistas Científicas de la República de Cuba.

Cátálogo 1.0 (36/36 criterios cumplidos).

Procedencia geográfica de los lectores de Revista Mikarimin

Map