Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN AMBIENTAL
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
143
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN
AMBIENTAL: UN ANÁLISIS PERTINENTE
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN
AMBIENTAL
AUTORES: Yunier Soca Hernández
1
Alexis Aroche Carvajal
2
Reinaldo Fernández Palenzuela
3
DIRECCIÓN PARA CORRESPONDENCIA: yuniersoca@gmail.com
Fecha de recepción: 19-03-2020
Fecha de aceptación: 25-04-2020
RESUMEN
En el área educativa hoy son frecuentes los programas, estrategias u otras alternativas para la
educación ambiental. Sin embargo, en el proceder científico y en la práctica se evidencia
deficiencias que atentan contra el éxito del propio proceso. Los autores del presente artículo
determinaron durante la práctica educativa y en investigaciones realizadas las deficiencias en el
campo de la teoría para abordar las problemáticas ambientales con un fundamento desde la
psicología. Son entonces importantes temas como la conciencia ambiental, actitudes ambientales
y las percepciones ambientales. En este caso, se trabaja esta última categoría con el objetivo de
fundamentar en la teoría un camino sobre el cual futuros programas ambientales puedan elaborar.
Con el empleo de métodos teóricos como el analítico-sintético, inductivo-deductivo y el histórico
lógico se alcanzaron los resultados esperados. Un recorrido por una bibliografía no precisamente
contemporánea, demuestra la secuencia en el tiempo de los temas hasta llegar a la actualidad.
Como conclusión, se logra desde la filosofía, antropología, la fisiología y la psicología asumir un
concepto de percepción ambiental.
PALABRAS CLAVE: percepción; ambiente; percepción ambiental
THEORETICAL CONSIDERATIONS FOR ADDRESSING ENVIRONMENTAL
PERCEPTION: A RELEVANT ANALYSIS
ABSTRACT
In the educational area today, programs, strategies and other alternatives for environmental
education are frequent. However, in the scientific procedure and in practice there are deficiencies
that attempt against the success of the process itself. The authors of the present article
determined during the educational practice and in investigations carried out the deficiencies in the
field of theory to approach environmental problems with a foundation from psychology.
1
Licenciado en Psicología, Docente de la carrera Licenciatura en Educación: Pedagogía-Psicología, Especialista del
departamento de posgrado, Universidad Agraria de La Habana, Mayabeque, Cuba.
2
Doctora en Ciencias Pedagógicas y profesora titular, Docente de la carrera Licenciatura en Educación: Pedagogía-
Psicología, Universidad Agraria de La Habana, Mayabeque, Cuba. E-mail: aroche@unah.edu.cu
3
Doctor en Ciencias Pedagógicas y profesora titular, Vicedecano de Investigación, Posgrado e Internacionalización,
Facultad de Ciencias Pedagógicas Universidad Agraria de La Habana, Mayabeque, Cuba. E-mail:
yunier@unah.edu.cu
Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela
144
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
Therefore, environmental awareness, environmental attitudes and environmental perceptions are
important issues. In this case, the latter category is worked on with the aim of establishing in
theory a path on which future environmental programs can be elaborated. With the use of
theoretical methods such as analytical-synthetic, inductive-deductive and historical-logical
methods, the expected results were achieved. A journey through a not precisely contemporary
bibliography shows the sequence in time of the topics until reaching the present time. As a
conclusion, philosophy, anthropology, physiology and psychology can assume a concept of
environmental perception.
KEYWORDS: perception; environment; environmental perception.
INTRODUCCIÓN
La percepción ambiental es una de las categorías de creciente inclusión en las investigaciones
relativas al ambiente. Los estudios sobre esta categoría abarcan el entendimiento de cómo el
hombre conoce el mundo circundante y la determinación viceversa de dicha correspondencia
hombre-ambiente. En resultado, tiene un valor pedagógico el entretejido interno de
conocimientos, sentimientos y actitudes en su interior, los cuales orientan y regulan el accionar
del hombre. La importancia del estudio de esta categoría radica en su valor instrumental como
herramienta pedagógica útil para encaminar proyectos de educación ambiental con un enfoque
sostenible.
Sin embargo, desde el campo científico, el abordaje de la percepción ambiental es un proceso
complejo. Idea que se afirma a partir de la complejidad de las limitaciones conceptuales
integrantes de la categoría y la multiplicidad de símiles utilizados sin un profundo análisis
teórico. En la bibliografía revisada aparecen indistintamente utilizadas como símiles de
percepción ambiental, percepciones socio-ambientales, percepción social del ambiente,
percepción medio ambiental y percepciones socio-ecológicas. El objetivo del presente trabajo
radica en fundamentar la categoría percepción ambiental en aras de lograr una teoría sobre la cual
eregir proyectos futuros de educación ambiental.
DESARROLLO
En este sentido para cumplimentar la tarea y a partir del pertinente análisis de la bibliografía
consultada los autores resumen cuatro ideas que delimitan las dificultades que atañan el proceso
de delimitación la categoría percepción ambiental. Estas son:
• Los procesos psicológicos son parte de una compleja concatenación y relaciones
procesuales. Solo para su estudio y a causa de cuestiones didácticas y gnoseológicas se
delimitan las categorías en unidades de análisis.
• Coexistencia de varios modelos y/o teorías para el abordaje de la percepción. Entre ellos,
el enfoque del procesamiento de la información y la teoría ecológica.
• Multiplicidad de áreas del conocimiento abordan la percepción ambiental: Las más
destacadas son la filosofía, la psicología, la neuropsicología, la psicofísica, la geografía, la
antropología, la sociología, el arte, la arquitectura, la comunicación, el marketing y la
publicidad.
• El fenómeno en análisis es objeto de estudio de la Psicología Ambiental, compleja área
del conocimiento. A decir de Valera (1996): desde un análisis epistémico la complejidad de
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN AMBIENTAL
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
145
la psicología ambiental entre otras razones se debe a su ubicación fronteriza con otras
disciplinas. Afirma además que constituye un área del conocimiento de compleja
delimitación y la participación interdisciplinar es considerada uno de sus rasgos distintivos.
En este punto resulta claro la complejidad de la categoría a definir. En efecto y en aras de acceder
a un entendimiento loable a fines de la presente investigación se propone un análisis individual
los dos vocablos integrantes de la categoría. Es decir, se realiza un análisis por separado de las
categorías percepción y ambiente. Todo ello responde a una lógica del estudio a realizar y que se
fundamenta en la teoría de las relaciones conceptuales de Euler. Se parte de la etimología del
vocablo y definiciones brindadas dadas por diccionarios científicos. Luego se enriquece el
análisis a partir de las definiciones brindadas por áreas del conocimiento afines a la investigación
con revisión desde diversos enfoques, teorías y paradigmas. Todo ello, es vital para la asunción
de conceptualizaciones y teorías consecuentes con la presente investigación.
La percepción humana: un debate desde diferentes concepciones
El termino percepción desde su origen semántico deriva del latín perceptio, -onis. Significa
acción y efecto de percibir. Sensación interior que resulta de una impresión material hecha de
nuestros sentidos. Conocimiento o idea. (DRAE, 2019).
Por otra parte, el Diccionario Filosófico Electrónico delimita que la palabra percepción proviene
del latín “percipere”: aprender. Se identifica con la aprehensión sensorial, reflejo de las cosas en
la consciencia a través de los órganos de los sentidos.
En contraste a los anterior el (Ferrater, 1970, p.391) alude al término en relación a la aprensión,
sin embargo, lo diferencia de la sensación.
En resumen, las definiciones antes presentadas muestran la multiplicidad de variables incluidas
en el fenómeno perceptual. Están delimitados los vocablos sentidos, sensaciones, ideas, acción,
cognición.
El presente estudio teórico de la percepción se realiza desde cuatro áreas del conocimiento, la
filosofía, la antropología, la fisiología y la psicología. Estas son delimitadas por los autores a
razón de los aportes teóricos y la significancia que aportan al entendimiento de su objeto de
estudio en relación con sus profesiones.
En la filosofía los primeros acercamientos al tema de la percepción tienen lugar la antigua Grecia.
El pensamiento griego estuvo pregnado de ideas sobre la materia y la forma, conceptos bases de
teorías más contemporáneas hacia el mismo objeto de estudio. Tienen valor significativo en esta
etapa las ideas sobre los sentidos expresos en el escepticismo de Heráclito de Efeso.
Representativas son además las obras “Teeteto” y “De Anima” de Plantón y Aristóteles
respectivamente. En estas obras, la percepción y su acepción deriva en luchas duales cuerpo-alma
y materia-inmateria. En esta etapa se pueden encontrar las materias primas para la posterior
edificación de las más novedosas teorías de la percepción. A modo de resumen en la Grecia
antigua la vinculación al tema en análisis se encuentra asociado a ideas sobre la formación de los
juicios, sensaciones y la forma.
En la posterior evolución sus corrientes filosóficas el tema de la percepción se debate entre
concepciones empiristas, racionalistas, fenomenológicas, idealistas y en otras posturas del
conocimiento. Dualismo y dicotomías apremian a los pensadores. El determinar el carácter
mediato o inmediato y la interioridad o exterioridad del fenómeno perceptivo, así también su
Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela
146
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
relación respecto al proceso sensitivo y su papel en la formación del conocimiento, fueron las
inquietudes delimitantes en los caminos teóricos de los pensadores de la época.
Un punto cumbre sobre el debate lo tiene el idealismo alemán en la figura de I. Kant. Su relación
con la teoría del conocimiento proyecta nuevas concepciones sobre la percepción.
A decir Aznar (1991) en cita a Kant expone:
La percepción toca el debate con la teoría del conocimiento de Kant Concepción que se
funda en la teoría de sobre la teoría del conocimiento. Kant argumentó que las percepciones
no nos proporcionan nuestros conceptos, sino que, estas percepciones nos son dadas de
acuerdo con nuestros conceptos, acordes con nuestras maneras intrínsecas e innatas de
percibir el mundo. (p.23)
Otra idea similar en cuanto a las funcionalidades del esquema perceptual la plantea la
fenomenología genética de Husserl, aunque este último hace un hincapié la incidencia de las
vivencias y las experiencias del hombre en tal proceso. La cual, aunque tiene una fuerte base
psicológica hay un motivo ontológico determinante. Desde la fenomenología el autor abogó por
encontrar el conocimiento puro y esencia de las vivencias psíquicas.
Una visión más integrada y concluyente se encuentra en el pensamiento de Marxista y Leninista
que compartiendo muchos de los criterios anteriores integraran la categoría actividad al proceso
de formación del conocimiento.
En apoyo a la idea anterior A.V Zaporozhets (1967) en el marco del XVIII Congreso
Internacional de la Psicología celebrado en Moscú plantea.
La percepción, al mismo tiempo que orienta la actividad práctica de un sujeto, depende del
desarrollo de las condiciones y el carácter de la actividad. Basándose en las posiciones
filosóficas del materialismo dialectico relativas al papel de la practica en el conocimiento
del mundo, los psicólogos soviéticos comenzaron a estudiar las interconexiones entre la
percepción y el carácter de la actividad práctica. (p.7)
Un fehaciente de la interconexión antes dada quedan expresas en la frase de Lenin al decir de la
contemplación viva al pensamiento abstracto y de ahí a la práctica.
A modo de resumen, la concepción filosófica de la percepción deriva en debates sobre la relación
del hombre con la naturaleza, en términos de conocimiento, conceptos, auto-transformación, la
formación de los juicios y la conducta. Son de suma importancia las ideas relacionistas de la
percepción con la actividad. Son limitados las visiones globales de la percepción, a las que
accede posteriormente la psicología.
Otro criterio con puntos de contacto con la visión filosófica, es la visión ontológica de la
percepción descrita desde la antropología.
En este sentido Vargas (1994) expone desde un punto de vista antropológico, la siguiente idea.
Las percepciones son entendidas como la forma de conducta que comprende el proceso de
selección y elaboración simbólica de la experiencia sensible, que tienen como límites las
capacidades biológicas humanas y el desarrollo de la cualidad innata del hombre para la
producción de símbolos. A través de la vivencia la percepción atribuye características
cualitativas a los objetos o circunstancias del entorno (…) desde sistemas culturales e
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN AMBIENTAL
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
147
ideológicos específicos construidos y reconstruidos por el grupo social, lo cual permite
generar evidencias sobre la realidad. (p. 50)
Este visón es congruente con lo propuesto desde varios posicionamientos desde la filosofía. Sin
embargo, se añaden además variables importantes a fines del presente trabajo. Son significantes
la producción de símbolos, el significado, la vivencia y la cultura.
Con una visión menos apagada a los criterios delimitados en la antropología, en el campo de la
fisiología lo aportes y estudios en el área de la percepción son también significativos. Aunque
con una visión más reduccionista la fisiología según (Oviedo, 2004) para esta área del
conocimiento la percepción era entendida como el resultado de procesos corporales como la
actividad sensorial (…) el énfasis investigativo se ubicó en la caracterización de los canales
sensoriales.
En atención a las anteriores consideraciones la psicología construye en su diversidad de teorías
acepciones en mayor o menor medida en contraste a los aportes anteriores.
En el caso de la psicología, asuntos relativos al tema y que incluye por ejemplo la diferenciación
entre sensación y percepción. Todo ello deriva en un análisis epistémico de gran rigor teórico.
Sobre todo, debido a una fuerte herencia del predominio de un enfoque biologicista en los
orígenes de la ciencia psicológica y en ocasiones con un escaso dialogar con la filosofía. Una de
las voces más autorizadas en Cuba sobre el tema, la Dra. Manzano en su libro introducción a la
percepción despliega un riguroso análisis de estas dicotomías y dualismos. Son ejemplares sus
posicionamientos y consecuentes fundamentaciones en un complejo entramado de co-relaciones
entre aspectos epistémicos, psicológicos y fisiológicos.
Como aporte de la obra antes mencionada al desarrollo de la presente investigación se define la
siguiente idea:
Todos estos aportes condicionan el posicionamiento de los investigadores al respecto de un
proceso tan complejo como la percepción. En estas perspectivas los posicionamientos con
respecto a la percepción son determinados por la diversidad de teorías al respecto y las
consecuentes asunciones de los investigadores según sus intereses. Como muestra de la
diversidad de criterios al respecto y su continua evolución se exponen a continuación varias
concepciones de la percepción desde la psicología. (Manzano, 2006)
En la psicología clásica rusa Petrovski (1976) expresa:
La percepción a la imagen de objetos o fenómenos que se crean en la conciencia del individuo al
actuar directamente sobre los órganos de los sentidos, proceso durante el cual se realiza el
ordenamiento y la asociación de las distintas sensaciones en imágenes integrales de cosas y
hechos. (pág. 223)
En la misma línea de pensamiento Luria (1994) recalca el papel de los órganos de los sentidos,
sin embargo, analiza el fenómeno como actividad perceptual. Delimita en esta actividad el
carácter activo-mediatizado y objetivo-generalizado, junto a la cualidad de la constancia y la
cabalidad. Lo cual significa la importancia de los conocimientos anteriores, la experiencia en la
formación del conocimiento hacia el mundo circundante. El propio autor señala: “El carácter
generalizado de la percepción evoluciona con la edad y el desarrollo intelectual, haciéndose cada
vez más nítido y reflejando el objeto percibido más a fondo”
Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela
148
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
De la psicología rusa acerca de la percepción son significativos al presente trabajo el asociar a la
percepción no solo con objetos sino también con hechos. Además de significar el papel de la
experiencia y los conocimientos anteriores con la percepción, ideas que ya tenían una antesala en
la filosofía.
Compartiendo similitudes a la concepción rusa la psicología de la forma o la Gestalt en
representación del pensamiento psicológico alemán. Esta tendencia aúna los aportes anteriores y
su salto lo da al surgir como contrapartida a las teorías reduccionistas y atomistas que explicaban
los procesos cognitivos.
Al decir López (2010) y en cita a Valera & Pol
Desde esta postura la percepción permite captar de forma integral las totalidades o Gestalt.
La médula para entender la percepción desde esta corriente lo constituye su principal
presupuesto: “el todo es más que la suma de las partes” y sus dos leyes fundamentales, Ley
figura - fondo y Ley de la buena forma o del agrupamiento. (p.3)
Sin lugar a dudas sus avances son importantes al descifrar y postular leyes para el acto
perceptual. Pero en lo que concierne a fines de esta investigación, su enfoque objet00al limita su
valor de uso para el abordaje teórico que precisa el objeto de la investigación.
Por otra parte, el cognitivismo aporta también ideas sobre la percepción y es reconocido como
una de las corrientes más influyentes, aun actualmente, para explicar los procesos cognitivos y
sus configuraciones. Se conoce que surgió para responder a las enormes lagunas del
conocimiento que dejaban a muchos investigadores las propuestas conductistas y rescataba los
procesos internos y el papel de la mente en los procesos psicológicos, para dilucidar el esquema
tradicional del conductismo de estímulo - respuesta.
López (2010) en sus investigaciones sobre percepción menciona las aportaciones teóricas
desarrolladas por Wundt y Titchener. El primero aboga por la comprensión de la percepción
como un proceso pasivo que depende enteramente de la estimulación física presente, la
configuración anatómica del individuo y las experiencias anteriores del mismo, defendiendo que
el objeto de estudio de la psicología en general debía corresponder a la conciencia humana.
Desde otra visión en la representación de la psicología americana Allport (1974) define:
La percepción es algo que comprende tanto la captación de las complejas circunstancias
ambientales como la de cada uno de los objetos. Si bien, algunos psicólogos se inclinan por
asignar esta última consideración a la cognición más que a la percepción, ambos procesos
se hallan tan íntimamente relacionados que casi no es factible, sobre todo desde el punto de
vista de la teoría, considerarlos aisladamente uno del otro. (p.7-8)
La idea anterior, aunque pareciera ir a fraccionar puntos de contacto, en realidad reafirma la idea
de la integración compleja entre procesos convergentes en la percepción.
En este rico arsenal teórico el autor asume el criterio expresado Alea (2005):
la percepción es un proceso psicológico humano, una función del sistema psicológico en
desarrollo que necesita actualizarse y que como proceso tiene un inicio y un fin, es una
secuencia de momentos que se caracteriza por su enriquecimiento. Este enriquecimiento se
alcanza como resultado de la actividad y de otros procesos dirigidos por la relación
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN AMBIENTAL
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
149
interpersonal, como lo es la educación que es portadora de conocimientos, vivencias y
reflexiones en las personas lo que contribuye a su crecimiento.
La asunción de este concepto está motivada por la interconexión que la autora realiza en su
delimitación y a la par integra varios de los indicadores con lo que trabaja la presente
investigación. Además, que se comienzan a delimitar y visualizar aspectos metodológicos de vital
interés. Algo que no es usual en la literatura sobre el tema.
¿Ambiente, medio ambiente, contexto, medio?
Delimitada la percepción, para continuar un análisis teórico lógico en aras de arribar a la
definición de percepción ambiental se requiere discernir que se entenderá por ambiental.
A consecuencia de la revisión bibliográfica necesaria para el abordaje de la categoría el autor
encuentra un uso de múltiples vocablos para referirse al mundo circundante en que vive el ser
humano. Utilizados como símiles aparecen en las bibliografías los vocablos: ambiente, medio,
medio ambiente, contexto, entorno, escenario, ámbito, ecosistema, hábitat, entre otros.
En las indagaciones teóricas el autor pudo constar que no es un problema exclusivo del idioma
español, sucede así también en el alemán, inglés y francés.
Un acotamiento importante al respecto lo realiza Romañá (1992) en su tesis doctoral. Entre varios
análisis brindados en su obra expone el vocablo ambiente como uno de los más utilizados.
Durante su análisis contrasta definiciones teniendo en cuenta áreas del conocimiento, utilidades,
alcances y límites de las concepciones y aplicaciones en diferentes tipos de estudio.
Para abordar la complejidad etimológica del término ambiente, la propia autora cita a Necdet
Teymur. Destacado investigador turco quien en su obra “Environmental Discourse” de 1982
expone los resultados analíticos de la relación aparentemente simple hombre-ambiente. Entre sus
resultados expuso más de medio millar de variaciones de los términos utilizados en dicha
relación. Para la que determinó 369 formas de relación.
A causa de la complejidad expresa, el autor asume el término ambiente. Las siguientes
delimitaciones justifican tal asunción.
Ambiente término proveniente del latino ambiere, derivado del prefijo amb (en torno) y el verbo
ire (ir). literalmente “ir en torno”, “rodear”, “circundar” (envoltar o encerclar en catalán).
(DRAE,2019)
Espacio vital en el que se desarrolla el sujeto. Conjunto de estímulos que condicionan al
individuo desde el momento mismo de su concepción. (DRAE, 2019)
Según varios diccionarios su significado más básico es sustancial, relacionado con el aire, agua,
atmosfera que rodean a las cosas y personas.
En un plano más actual y de acuerdo con lo expuesto por refiriéndose al ambiente Carrioza
(2001) identifica tres tendencias del pensamiento que construyen sus versiones en torno a esta
idea:
• En primer lugar, los holistas franceses, los cuales ofrecen una definición integralista en la
que (citando a Jacques Monod y su libro el azar y la necesidad) “la palabra environnement
serviría para describir la sociedad toda: instituciones, cultura, naturaleza, ciudades, hábitat,
economía, técnica, en una palabra, todo aquello que lo rodea, todo lo que le es impuesto y
también todo lo que espera”;
Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela
150
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
• Por otra parte, estarían los ecólogos sistémicos, fundamentados en la Teoría General de
Sistemas, precisan que, citando a Gallopín, “el ambiente de un sistema es otro sistema que
influye en el sistema considerado y recibe la influencia de éste”.
• Las corrientes generalizadas de izquierda política, a su vez, apelan a Engels para definir
ambiente como el conjunto de interrelaciones entre sociedad y naturaleza.
Interpretado así el ambiente, como un conjunto o sistema devenido de un conglomerado de
relaciones complejas, se genera la necesidad de visualizar aquellos componentes constitutivos de
dichos procesos interactivos.
Esta concepción integral del ambiente integra tres grupos de visiones sobre dicha categoría,
abordada desde varias aristas del conocimiento.
• La primera es la visión naturalista del ambiente, compuesta por los elementos naturales
exceptos de la acción humana.
• La segunda concepción proviene desde las ciencias sociales que delimitan el ambiente
social y cultural.
• La tercera concepción está reservada para profesiones relacionadas con la arquitectura
para los cuales el ambiente es construido o ambiente transformado.
Sobre la integración de todos estos criterios antes citados es la idea que desarrolla
Bronfenbrenner (1987) al decir que el ambiente es una estructura total, compuesta por el producto
de la interrelación de subsistemas en los que las personas interactúan y se desarrollan.
En relación con las implicaciones anteriores la teoría del holismo ambiental aboga por esta
integralidad de lo social y natural en el ambiente. Profundizado más en el tema (Díaz, 2007)
expone: en el caso del ambiente el asunto se complica más, porque el mundo del hombre y su
espiritualidad, lo que piensa y desea, lo que sabe y lo que pretende hacer, sus creencias y
convicciones no pueden ser excluidas.
A partir de las delimitaciones anteriores y en ese mismo sentido, aunque más integral Ramírez
(2006) expone:
Adoptar una perspectiva holística sobre el ambiente significa contemplar al hombre, la
sociedad y el resto de los elementos constitutivos del macro sistema. Así ser humano y
ambiente son indivisibles, debiéndose considerar el sistema social y el sistema natural
como partes integrantes de un todo y no como miembros aislados de un conjunto.
Esta concepción tiene que ver, en lo fundamental, con la dimensión psicosocial en los estudios
ambientales, en el estudio de las relaciones ser humano-ambiente, la cual les ha prestado una
atención preferencial a las cuestiones relacionadas con la conducta ambiental.
Los temas tratados son congruentes con la Teoría General de los Sistemas. Con amplia difusión
en la mitad del siglo XIX contribuye a un entendimiento de la complejidad presentes en varias
disciplinas científicas. El enfoque sistémico en relación con la realidad ambiental, es necesario
tener en cuenta que se está en presencia de diferentes totalidades en calidad de sistemas. Las
totalidades se consideran como reguladoras del funcionamiento de las partes (consideradas como
subsistemas). Estas totalidades definen los atributos y características propias que trascienden a
todos los componentes, o sea los subsistemas del sistema como un todo.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN AMBIENTAL
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
151
Entonces y en la consecuencia de lo analizado lo más adecuado para trabajar la percepción
ambiental es apegarse a teorías que vean al ambienta como no como, lo cual deja al ser humano
como un elemento fuera del mismo. Sino las nociones en cuales somos parte integral del
ambiente, es decir, el ambiente lo es todo.
La percepción ambiental
Como seguimiento de la actividad teórica en cuestión y asumido los criterios bases planteados en
los anteriores epígrafes, los autores proponen un análisis de la categoría percepción ambiental.
El tema comprendió el estudio de los aportes de autores representados en los cinco continentes.
Las búsquedas bibliográficas realizadas abarcaron 7 idiomas, además de la utilización de varios
motores de búsquedas en las bases de datos y repositorios bibliográficos mundiales de alta
indexación.
Sin eludir criterios y de forma consecuente con los propósitos de presente trabajo los autores
respecto al tema trabajados son: Gibson (1950), Ames (1951), Kilpatrick (1952,1954), Allport
(1955), Brunswik (1956), Berlyne (1960), Proshansky (1972), Viqueira (1977), Ittelson (1978),
Holahan (1982), Kaplan & Kaplan (1982), , Arizpe (1993), Novo, (1995), Aragonés (1998),
Ingold (1998), Corral, (2000), Valera (2002), Stea (2003), Alea (2005), Corraliza (2005), Lazos
& Paré (2006), Amérigo (2007), Fernández (2008), Febles (2009), Tserej (2010), Calixto &
Herrera (2010), Borroto (2010), Pella (2011), Marimón (2016), Pérez (2019).
En los estudios e investigaciones consultadas, resaltan en el estudio de la percepción ambiental
cuatro teorías fundamentales, con sus correspondientes autores: la aportación de Berlyne, la
teoría ecológica de la percepción de Gibson, la teoría funcionalista de Brunswik y el enfoque
transaccional de la percepción de Ames. Se observa brevemente cada una de ellas.
Berlyne realiza una aportación fundamental referida a las propiedades constitutivas del ambiente,
denominadas también por el autor: colativas o comparativas del entorno. Estas propiedades tienen
la característica de producir en la persona que percibe cierto interés, que deviene en una respuesta
investigadora y una actitud de curiosidad hacia el estímulo específico que percibe. (Valera, S.;
Pol, E.; Vidal, T.; 2002).
También resulta trascendental la teoría ecológica de la percepción de Gibson, que queda recogida
fundamentalmente en su libro “The Ecological Approach Visual Perception” (1979). Gibson se
opone a la explicación cognoscitiva del proceso perceptual y propone por su parte una
concepción más directa de la percepción del ambiente, caracterizada por ser holística e integrada.
Los estímulos del entorno ecológico se perciben como entidades significativas dentro de un
contexto particular ecológico compuesto por variables relacionadas entre sí. (Valera et al., 2002)
La teoría funcionalista de Egon Brunswik o funcionalismo probabilístico, tiene como eje central
la concepción de que nunca existe una correlación exacta entre la información sensorial y sus
características en el entorno real, el ambiente es complejo y continuamente engañoso, por lo que
el sujeto debe asumir activa y constantemente, una actitud de estimación y valoración de
probabilidades en la verdadera situación. Su modelo es cognitivo y tiene su fundamentación en el
Modelo de Lente. Según este, la percepción ambiental es posible a partir de la captación de gran
variedad de estímulos que tienen su origen en el entorno y que presentan una determinada validez
ecológica. El sujeto tiene la capacidad de estructurar este conjunto de estímulos según la validez
que presenta y convertirlos en una configuración que permite percibir el entorno de forma
Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela
152
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
integrada, obteniendo una retroalimentación mediante sus acciones en el mismo. Estos estímulos
los clasifica en distales y proximales. (Valera et al., 2002)
Por último, la conocida perspectiva transaccional de Ames, que tiene como principales
representantes a Ittelson, Kilpatrick y Ames. Es importante referir que este enfoque es, de todos
los abordados hasta el momento en este acápite, en orden cronológico, el primero en
desarrollarse, pero es necesario acotar que será el último en analizar por la importancia y vigencia
que remite actualmente para el trabajo y la investigación de la percepción ambiental. Desde esta
perspectiva, la percepción se considera una transacción, un diálogo, entre las personas y el
entorno, donde intervienen múltiples factores. Desde este enfoque se concibe nuevamente al ser
humano como un ser activo en el proceso, ejecutando en su participación un rol creativo y
dinámico. La percepción está ampliamente relacionada, desde esta posición, con los principios
adquiridos durante toda la vida por el sujeto a lo largo de todas sus experiencias ambientales y en
dependencia de estos interpretará y ofrecerá un sentido particular a las experiencias perceptuales.
Entonces la percepción resulta una construcción subjetiva donde determinan las necesidades,
principios, juicios, valores y expectativas propias, particulares de cada individuo, estructuradas en
su historia de interacción con el ambiente. (Valera et al., 2002)
Esta concepción resulta fundamental, ya que el origen de las percepciones individuales se puede
explicar a partir de la interacción y la experiencia perceptiva personal a lo largo de la vida, esto
pudiera significar una aproximación al Enfoque Histórico Cultural, donde se defiende la idea de
que todo lo interno en algún momento fue externo y que el proceso de interiorización se produce
a través del otro y la experiencia socio histórica, por supuesto, resaltando la construcción activa
de la propia subjetividad.
Se pueden distinguir en los enfoques analizados ciertos principios comunes:
• La consideración de la persona como un agente activo, orientado y participativo dentro
del proceso perceptivo.
• El entorno como una unidad global sobre la cual se estructuran los procesos perceptivos.
• La incorporación, en mayor o menor grado, de los aspectos cognitivos, interpretativos y
valorativos dentro de las teorías sobre la percepción ambiental.
La percepción ambiental involucra intenciones al momento de actuar, así, el sujeto selecciona,
clasifica y se dirige hacia la información que el ambiente le proporciona y que posibilita su
acción. De tal forma que la percepción ambiental tiene como función psicológica dirigir y regular
las actividades de la cotidianidad.
En este sentido las investigaciones del Centro de Información, Gestión y Educación Ambiental y
del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas (1999) sobre percepción ambiental,
arrojan como resultado la relación directamente proporcional entre la instrucción y la percepción
de autorresponsabilidad con los problemas del entorno. Por último y como tercera variable, tienen
en cuenta las propias “características del entorno físico real” que se percibe.
Como se ha visto la percepción es un proceso cognoscitivo que ha sido objeto de estudio de
importantes autores y corrientes que han aportado valiosos conceptos, ahora se analizará la
percepción desde el Enfoque Histórico Cultural, ya que constituye la corriente en cuyos
principios y presupuestos se basa la presente investigación.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
CONSIDERACIONES TEÓRICAS PARA EL ABORDAJE DE LA PERCEPCIÓN AMBIENTAL
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
153
La percepción, como uno de los procesos cognoscitivos del hombre, se puede explicar y
comprender desde la teoría general del desarrollo cultural de las funciones psíquicas, elaborada
por Vygotski. José Ltzigsohn en el prólogo del libro “Pensamiento y Lenguaje” de Vygotski,
refiere una idea que puede generalizarse a todos los procesos psíquicos, en este caso a la
percepción, apunta que “no puede ser entendida como un hecho dado de una vez para siempre,
sino como producto de una evolución filo y ontogenética, con la cual se entrelaza,
determinándola, el desarrollo histórico cultural del hombre”. (Vygotski, 1968, p. 12)
Por su parte Alea (2005) expone:
La percepción es una función de nuestro sistema cognoscitivo y la manera en cómo se
configure y signifique por el sujeto influirá en su conducta y comportamientos hacia el
Medio Ambiente. Como proceso, parte de un sistema, está en constante interacción e
interinfluencia con otras instancias psíquicas como las actitudes, los conocimientos, los
valores y de modo general interviene en la “regulación y orientación” de nuestras acciones
hacia el Medio Ambiente.
En un plano más cerrado y en relación con la educación Olga & Febles (2015) señalan:
El desarrollo de la percepción ambiental está indisolublemente ligado al desarrollo
cognoscitivo y afectivo de los individuos, y ésta se desarrolla con la práctica, de manera
que los seres humanos se van conformando una imagen multidimensional del ambiente con
el que interactúa, la escuela puede instruir, aunque sea el propio niño con su activismo
psíquico, quien integra esta enseñanza. La escuela, dígase la enseñanza en la escuela, debe
estimular al estudiante a aprender del mundo y no sobre el mundo, aprender cómo
funciona, cómo son sus relaciones. (p.43)
A modo de resumen los autores determinan que en consecuencia del recorrido teórico brindado se
comparte el criterio sobre la percepción ambiental siguiente:
“aquel proceso cognoscitivo holístico e integral, que tiene un carácter selectivo, histórico y
social, es una función psicológica que permite el conocimiento del mundo y se produce en
la interacción con éste, está además en constante cambio y necesita actualizarse
sistemáticamente, esta actualización a través de la enseñanza apunta a su buen
funcionamiento. Depende en gran medida de la actividad de las personas que median su
relación con el mismo y se encuentra relacionada con el sistema de sentidos psicológicos y
vivencias que poseen las personas de su Medio Ambiente”. (Peña,2011, p.40)
CONCLUSIONES
Desde el arsenal teórico disponible sobre psicología ambiental es posible fundamentar las
categorías a trabajar para elaborar cualquiera de las alternativas educativas a la educación
ambiental.
Sin llegar a la contemporaneidad de los temas a trabajar hay suficientes autores y concepciones
que posibilitan a los investigadores del tema fundamentar el camino teórico y metodológicos para
sus trabajos.
Lo históricamente escrito sobre categorías vinculadas a la educación ambiental y la psicología
ambiental no son lo suficientemente explotadas en los proyectos de esta índole.
Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela
154
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Alea, G. A. (2005). Diagnóstico y potenciación de la educación ambiental en jóvenes universitarios. (Ms.C), La
Habana.
Allport, G. (1971). La personalidad. Su configuración y desarrollo. La Habana: Revolucionaria.
Aznar, J. A. (1991). Alternativas teóricas en percepción: raices, orígenes y actualidad. 175.
Bronfenbrenner, U. (1987). La ecología del Desarrollo Humano. España: Paidós.
Carrioza, J. (2001). ¿Qué es el ambientalismo? PNUMA/Idea, 17.
Díaz, C. D. (2007). Efectos del Desarrollo Científico-Técnico: Sensibilidad Pública, Conocimiento y Riesgo
Ecología y Sociedad. La Habana: Félix Varela.
Ferrater, J. (Ed.) (1970) Diccionario de Filosofía (5ta ed., Vols. III). Buenos Aires: Sudamericana.
Parra, H. J. L. (2010). Percepción y cognición ambiental, un marco referencial para la psicología ambiental de la
relación individuo-ambiente. Poiésis, 19, 11.
Luria, A. (1994). Sensación y Percepción. México: Roca.
Manzano, M. (2006). Introducción a la Percepción. Félix Varela, La Habana, Cuba
Oviedo, G. L. (2004). La definición del concepto de percepción en psicología con base en la teoría de la Gestalt.
Estudios sociales, 18, 89-96.
Parra, H. J. L. (2010). Percepción y cognición ambiental, un marco referencial para la psicología ambiental de la
relación individuo-ambiente. Poiésis, 19, 11.
Peña, Y. (2011). Una propuesta de procedimiento metodológico grupal para la caracterización del medio ambiente
escolar. (Licenciatura), Universidad de la Habana.
Petrovski, A. (1980). Psicología General. Moscú: Progreso.
Ramírez, O. J. (2006). Apuntes sobre la percepción del ambiente en la evaluación del impacto ambiental. Luna Azul,
22, 57-63.
Romaña, M. T. Entorno físico y educación, hacia una pedagogía del espacio construido por el hombre. (1992),
Universidad de Barcelona, Barcelona.
Tserej, O. (2015). La escuela cubana como contexto para el correcto desarrollo de la percepción ambiental.
Complutense de Educación, 31-46.
Valera, S. (1996). Psicología ambiental: Bases teóricas y epistemológicas. Psico-socio Monografies Ambientals, 1-
14.
Valera, S., Pol, E., & Vidal, T. (2002). Psicología Ambiental. Concepción del entorno psicofísico. Recuperado el 15
de noviembre de 2012, de http://usd.proves.ub.edu/psicamb/uni2/2243.htm
Vargas, L. M. (1994). Sobre el concepto de percepción. Alternidades, 47-53.
Vygosky, L. S. (1935). El problema del entorno. Cuarta Conferencia. En L. S. Vygotsky, Osnovy Podologii (págs.
58-78). Leningrado: Izdanie.
Zaporozhets, A. V. (1966). El desarrollo de la percepción y la actividad. XVIII Congreso Internacional de Psicología
Moscú.


Contador de visitas: Resumen | 28 | y

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2020 Yunier Soca Hernández, Alexis Aroche Carvajal, Reinaldo Fernández Palenzuela

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicación bajo licencia

Grupo 2. Clasificación de Revistas Científicas de la República de Cuba.

Procedencia geográfica de los lectores de Revista Mikarimin

Map