Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
173
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR:
RESULTADOS DE UN PROGRAMA DE INTERVENCIÓN EN ECUADOR
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR
AUTORES: Erika Ruperti Lucero
1
Cecilia Solis Ríos
2
Eduardo Espinoza Solís
3
DIRECCIÓN PARA CORRESPONDENCIA: erupertil@unemi.edu.ec
Fecha de recepción: 21-08-2020
Fecha de aceptación: 26-10-2020
RESUMEN
La calidad de vida en la población de adultos mayores es un componente que puede influir en la
percepción de sí mismo y en su autoimagen, aún más cuando existen indicadores ambientales que
pueden empeorar la calidad de vida y bienestar durante el envejecimiento. Es así que, desde la
extensión universitaria, se desarrollan proyectos de vinculación con la comunidad enfocados en
este grupo vulnerable. El objetivo del presente estudio fue evaluar el impacto de la intervención
del proyecto de Extensión Universitaria por medio del análisis de los niveles de autoestima como
indicador de calidad de vida de los participantes. La muestra se caracteriza por 88 mujeres (59%)
y 62 varones (41%) mayores de 65 años de edad (M=76; DT= 7.5), los datos fueron recogidos al
inicio y final del proyecto a los participantes que se mantuvieron asistiendo frecuentemente a las
sesiones de trabajo en el marco de dos ejes principales: cognición y emoción bajo los
lineamientos de la psicología positiva. Para la medición de autoestima se usó la Escala de
Autoestima de Rosenberg (α=0.7) la sumatoria de las respuestas generan dos cortes de intervalos
que dan como resultados niveles de autoestima alto, medio y bajo. En el análisis de comparación
de medias, con la prueba t de student para muestras relacionadas, se observa que existe diferencia
estadísticamente significativa (t(149)= 13,959; p= 0,000) entre los niveles de autoestima de los
adultos mayores que participaron en todo el proceso del proyecto de vinculación; obteniendo
mejores niveles de autoestima al final del proyecto.
PALABRAS CLAVE: Calidad de vida; autoestima; extensión universitaria; adulto mayor.
SELF-ESTEEM AS INDICATOR OF QUALITY OF LIFE OF THE ELDERLY ADULT:
RESULTS OF AN INTERVENTION PROGRAM IN ECUADOR
ABSTRACT
1
Psicóloga Educativa y Orientadora Vocacional, Magíster en Psicología Educativa Mención Educación Especial,
Doctoranda del Programa de Psiquiatría y Psicología de la Universidad de Almería. Líder de Vinculación 2017-2019.
Coordinadora del Programa de Maestría en Psicología mención Neuropsicología del Aprendizaje. Docente de la
carrera de Psicología en la Universidad Estatal de Milagro. Ecuador.
2
Psicóloga Clínica. Magíster en Orientación y Educación Familiar. Docente Universitaria. Psicóloga del
Departamento de Bienestar Universitario. Universidad Estatal de Milagro. Ecuador. E-mail: csolisr3@unemi.edu.ec
3
Ingeniero Comercial, mención Administración Financiera. Magíster en Administración de Empresas con mención
en Administración Estratégica. Director del Departamento Extensión Universitaria (2017-2019)
Erika Ruperti Lucero, Cecilia Solis Ríos, Eduardo Espinoza Solís
174
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
Quality of life in the elderly population is a component that can influence self-perception and
self-image, even more so when there are environmental indicators that can worsen quality of life
and well-being during aging. Thus, from the university extension, community outreach projects
are developed focused on this vulnerable group. The objective of the present study was to
evaluate the impact of the intervention of the University Extension project through the analysis of
the levels of self-esteem as an indicator of the quality of life of the participants. The sample is
characterized by 88 women (59%) and 62 men (41%) over 65 years of age (M = 76; DT = 7.5),
the data were collected at the beginning and end of the project from the participants who
remained Frequently attending work sessions in the framework of two main axes: cognition and
emotion under the guidelines of positive psychology. For the measurement of self-esteem, the
Rosenberg Self-Esteem Scale = 0.7) was used. The sum of the responses generates two
interval cuts that results in high, medium and low self-esteem levels. In the analysis of
comparison of means, with the student's t test for related samples, it is observed that there is a
statistically significant difference (t (149) = - 13,959; p = 0.000) between the self-esteem levels
of the older adults who participated in the whole process of the bonding project; obtaining better
levels of self-esteem at the end of the project.
KEYWORDS: Quality of life; self-esteem; university extension; older adult.
INTRODUCCIÓN
La esperanza de vida ha aumentado de acuerdo a las proyecciones, donde se logra evidenciar que
las personas vivirán más, también se presume que para el año 2025 la población adulta mayor
incrementará de un 6.9% a un 9.3% (Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo, 2015),
estas cifras han sido referentes para crear nuevas políticas públicas y actividades que apoyen la
calidad de vida de esta población. La Universidad en su eje de Vinculación con la Comunidad y
desde la Extensión Universitaria, en la búsqueda de transferencia de conocimientos a la sociedad,
se desarrollan diversos proyectos en comunidad, uno de ellos está enfocado en este grupo de
atención prioritaria. Desde hace algunos años la Organización de las Naciones Unidas para la
Educación, la Ciencia y la Cultura, estableció que las personas mayores de 65 años deben de estar
considerados en el grupo de alta vulnerabilidad por todas las características físicas, sociales y
psicológicas que presentan. Se consideran que los adultos mayores son personas que necesitan de
atención integral y que pueden contribuir al desarrollo social y cultural a futuras generaciones.
Algunos estudios indican que más de la mitad de los adultos mayores manifiestan clínicamente
enfermedades, donde la mayoría de sus síntomas se asocian a factores psicosociales. Durante el
envejecimiento, el estado de fragilidad que presenta un adulto mayor, producto de la suma de
enfermedades y de acuerdo al estudio de García (2010), se agrava por circunstancias sociales y
financieras adversas, sentimientos crónicos de depresión, estrés, pérdida de autonomía y
funcionalidad. Pensar en aquellas características nos convoca a enfocarnos en diferentes aspectos
de intervención, uno de ellos es el bienestar emocional, el mismo que puede influir en la calidad
de vida de las personas, aún más, cuando existen componentes ambientales que pueden empeorar
la calidad de vida y bienestar durante el envejecimiento como parte del ciclo de vida de los seres
humanos. De acuerdo a las etapas de desarrollo, es propio que en la edad avanzada se pueda
producir “una disminución inevitable en todos los sistemas del cuerpo que conduce a debilidad,
fatiga y desaceleración del movimiento” (Chávez, et al 2018; Correa-Bautista, 2012; Rodríguez-
Hernández, 2014), lo que provoca, en ocasiones, que un adulto mayor necesite acompañamiento
para completar sus actividades de la vida diaria. En Ecuador existen programas enfocados a la
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
175
atención médica, ocupacional y de orientación para los adultos mayores, esta población, son los
beneficiarios de los diferentes sistemas de atención, también necesitan intervención psicológica
para que puedan consolidar herramientas de autorregulación emocional y mejorar sus niveles de
autoestima.
Pare comprender mejor el objetivo del presente estudio, es importante conceptuar, de qué se trata
o a qué llamamos calidad de vida. Es por ello que la calidad de vida hace alusión a los aspectos
que optiman el bienestar de las personas a través del mejoramiento de diferentes elementos como
las condiciones sociales, de salud, educación, económicos, políticos, religiosos, etc., procurando
un estado de homeostasis para considerarse como una vida plena y confortante en torno a la
búsqueda de la felicidad humana. Este término también procura analizar los componentes del ser
humano (biopsicosociales), a favor del mejoramiento del bienestar y la calidad de vida.
El auto estima y la calidad de vida, pueden ser valorados de forma subjetiva. Esta valoración es
compleja y multidimensional que ya abarca aspectos físicos, psicológicos, sociales, económicos,
ambientales, etc. (Herrera y Guzmán, 2012; Cruz, García, Álvarez y Manzanero, 2019).
Componentes que permiten establecer criterios de una forma diferente de llevar la etapa del
envejecimiento, según Mora, Villalobos, Araya, y Ozols refieren que:
“Son muchas las personas en el mundo actual, que dedican su esfuerzo y estudio a lo que podría
denominarse como la nueva cultura de la longevidad. En realidad, es el intento de vivir más y en
mejores condiciones físicas, sociales y mentales, producto de que el avance social está orientado
hacia esa dirección, buscando así un modelo de envejecimiento competente en un sentido útil y
productivo, capaz de fortalecer, desde un punto de vista genérico de la salud, su calidad de vida”
(2004, p. 1).
Sin embargo, se ha generado un interés en las diferentes naciones para brindar los mejores
servicios de cuidado y promoción de sus derechos como entes activos de la sociedad; un
indicador de lo mencionado es la autoestima, que se ha convertido un concepto ampliamente
estudiado y discutido (Rojas-Barahona, Zegers, y Foster, 2009; Zavala, Vidal, y Castro, 2006;
Morejon, Garcia-Boveda, y Jimenez, 2004) Aunque el envejecimiento fisiológico varía de una
persona a otra, debido a la predisposición genética, el medio ambiente y el estado de salud, los
estudios de prevalencia demuestran que el deterioro cognitivo aumenta con la edad y parece claro
que la mayoría de las personas mayores experimentarán un deterioro sensorial si viven lo
suficiente (Primaria, 2018; Ocampo, Mosquera, & Davis, 2018), observándose su directa relación
con el bienestar general de la persona; lo que sugiere que podría ser un buen indicador de la salud
mental (Garaigordobil, Pérez, y Mozaz, 2008; Arango, 2016). Estudios relacionados indican que
los niveles de autoestima pueden predecir futuros trastornos psicopáticos, de tal manera, que se
puede trabajar en prevención como un hecho importante de mejorar la calidad de vida de la
población en estudio.
La definición de autoestima de acuerdo a Rosenberg (1965) se trata “como un sentimiento hacia
uno mismo, que puede ser positivo o negativo, el cual se construye por medio de una evaluación
de las propias características”. (Calvo & Iglesias, 2009; García, Marín, y Bohórquez, 2012), Esas
características pueden contribuir a la consolidación de atributos personales que conforman la
identidad y las relaciones interpersonales. En este sentido, estudios indican que, en los adultos
mayores, la autoestima se refuerza por el apoyo social, “entre más extensa sea la red de apoyo
mejor autoestima mantiene la persona mayor” (Fernández & Manrique-Abril, 2010, p.552). Es
importante identificar las variables asociadas a la misma, ya que es una de las primeras causas de
Erika Ruperti Lucero, Cecilia Solis Ríos, Eduardo Espinoza Solís
176
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
la morbilidad y la mortalidad y que permita un abordaje desde la atención primaria en salud y
articular las acciones con la política pública del adulto mayor (N. García, Cardona, Segura, y
Garzón, 2016; Aguilera, Esquivel, Pérez, y Aragón, 2016). Estudios realizados en Chile y Perú
(Roja, Zegers, y Forster, 2009; Zavala, Vidal, Castro, Quiroga, y Lassen, 2006) revelan que los
niveles bajos de autoestima en la población de adultos mayores, están asociados a condiciones de
soledad, depresión o de mínima actividad física (Bergland, Thorsen, y Lolan, 2010; Choia,
Jangb, Leea, y Kima, 2010); lo cual indica la importancia de establecer acciones para
contrarrestar la depresión que provoca un bajo concepto de mismo en cada adulto mayor.
Además, se ha demostrado que los adultos mayores necesitan de una asistencia especializada
debido a que tienden a “ser pacientes geriátricos, lo cual debate cuestiones básicas como, ser
objeto de atención geriátrica hospitalaria o cuál debe ser el dispositivo asistencial más adecuado”
(Herrera y Guzmán, 2012; Ardila & Manrique, 2014; Doblas & Conde, 2018).
Durante años se ha estudiado las patologías propias de la edad y los efectos de las enfermedades
neurodegenerativas en la calidad de vida y autoestima de las personas mayores, hoy en día se
hace mucho énfasis en las condiciones favorables, “que el envejecimiento activo”, produce en los
adultos mayores (Durán-Badillo, Aguilar, y Martínez, 2013; Jiménez, Izal, y Montorio, 2016). Se
originan efectos distintos cuando el sedentarismo no es parte de la vida de cada ser humano y esto
en el proceso de envejecimiento no es la excepción, ya que es conocido, y los estudios lo
demuestran, que el factor “Actividad” mejora el funcionamiento cognitivo que tributa
directamente al bienestar emocional y por ende en la autoestima de los adultos mayores. (Molina,
Schettini, López-Bravo, Zamarrón, y Férnandez, 2011; Guede, Sander, y Rivera, 2013;
Meléndez, Delhom, y Satorres, 2019). Por otro lado “las personas mayores no cuentan con
suficientes recursos económicos para satisfacer en forma adecuada sus necesidades básicas; en
contraparte los que están institucionalizados, experimentan sentimientos de soledad por
encontrarse separados de su núcleo familiar, mostrándose apáticos, poco participativos en las
actividades programadas por los centros y tiene mayores factores de riesgo como sedentarismo y
aislamiento” (Mora, Villalobos, Araya, & Ozols, 2004, p.4; Garcia, 2012; Cámara, Higueras-
Fresnillo, Martinez-Gomez, & Veiga, 2018), en función a esta premisa las actividades del
proyecto se diseñaron con el fundamento de la psicología positiva como base de cada una de las
acciones con los participantes.
Los ejes de acción de la vinculación con la comunidad tienen un objetivo claro, extender a la
sociedad el aprendizaje de los estudiantes desde las aulas a la poblaciones aledañas, tomando en
cuenta las nuevas tendencias de actuación, específico en este estudio, en las ciencias sociales; la
oportunidad de ser parte activa del cambio generacional que procede de un tiempo de soledad y
aislamiento en algunos casos de los adultos mayores, el programa de vinculación se involucra de
tal manera que con técnica, calidez y profesionalismo se integra cada acción en el bienestar de los
participantes por medio de la psicología positiva como herramienta para fortalecer las virtudes de
los adultos mayores, la valoración de sus vivencias y la promoción de la esperanza. (Moral,
Miguel, y Pardo, 2008; Sulbrandt, Pino, & Oyarzún, 2012; Álvarez-Dardet, Cuevas-Toro, Pérez-
Padilla, y Lara, 2016)
“La psicología positiva ha conseguido equilibrar la visión tradicional de la intervención
psicológica, fuertemente inclinada a resaltar aspectos psicopatológicos e infravalorar los
saludables” (Jiménez, Izal, y Montorio, 2016, p.52), al ser una técnica que enriquece la
promoción del envejecimiento saludable, favorece la adaptación a los cambios que ocurren en la
vejez e impulsa las experiencias emocionales positivas como: felicidad, placer, bienestar con el
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
177
pasado y esperanza en el futuro; de igual forma, permite el surgimiento de rasgos positivos como:
fortalezas de carácter y el fomento de vínculos positivos” (Ruch, Proyer, & Weber, 2010, p.13).
La psicología positiva “es una propuesta que busca equilibrar las intervenciones entre las
psicopatologías e individuos sanos para la prevención del deterioro cognitivo-emocional”
(Peterson y Seligman, 2004; Esteve y Gil, 2013; Rodríguez y Gutiérrez, 2017); estas estrategias
se enfocan en la regulación de emociones y “un modelo de fortalezas asociadas al bienestar y al
desarrollo del potencial humano que responden a dimensiones de sabiduría, valor, humanidad,
justicia, templanza y trascendencia” (Killen y Macaskill, 2015). Estos aspectos son asociados a
los principios de la reestructuración cognitivo-conductual con la intención de crear sus propios
recursos emocionales para mantener el bienestar psicológico (Hill, 2011). El integrar estos
fundamentos de la psicología positiva para mejorar la autoestima, se convirtió en un desafío de la
intervención con los adultos mayores. De acuerdo a los estudios que anteceden el presente, es
importante determinar si la participación de los adultos mayores en el programa fue significativa
y contribuyó a la mejora de su autoestima, por ello, se plantea el siguiente objetivo de
investigación: Evaluar el impacto de la intervención del proyecto de Extensión Universitaria por
medio del análisis de los niveles de autoestima como indicador de calidad de vida de los adultos
mayores.
DESARROLLO
Se realizó la presente indagación a través de un enfoque cuantitativo, aplicando una prueba
psicométrica que permitió medir la variable autoestima en función a la intervención con
estrategias de psicología positiva en un tiempo determinado. El tipo de investigación abarca un
análisis explicativo en una dimensión temporal que indica un estudio transversal.
La muestra consistió en 150 adultos mayores beneficiarios del proyecto de vinculación con la
comunidad a partir del proyecto de extensión universitaria “Intervención Psicológica para el
Bienestar Emocional de Grupos Vulnerables” De la ciudad de Milagro (n=92), Naranjito (n= 32)
y La Troncal (n=26). La muestra se caracteriza por estar conformada por 88 mujeres (58,7%) y
62 varones (41,3) mayores de 65 años de edad (M=76; DT= 7.5).
Instrumentos
ESCALA DE AUTOESTIMA DE ROSENBERG: consta de diez ítems con cuatro opciones de
respuestas (Muy en desacuerdo= 1; En desacuerdo= 2; De acuerdo= 3; Muy de acuerdo= 4) La
sumatoria de las respuestas generan tres cortes de intervalos que dan como resultados niveles de
autoestima alto, medio y bajo. (Rosenberg,1965; Atienza, Balaguer, y Moreno,2000). En el
análisis de fiabilidad se obtuvo α = 0.7 en funcionamiento general y una buena correlación entre
los elementos de la escala. (Tabla 1).
CUESTIONARIO DE PERCEPCIÓN DE SITUACIONES: consta de 15 ítems con tres opciones
de respuesta (Sí, No, A veces) Los resultados de las principales preguntas que están alineadas al
presente estudio se encuentran a continuación (Tabla 2 y 3)
Erika Ruperti Lucero, Cecilia Solis Ríos, Eduardo Espinoza Solís
178
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
Fuente: Elaboración de los autores
TABLA 2: Estadístico del Cuestionario
TABLA 1: Correlación entre elementos de la Escala de Autoestima de Rosenberg
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
Siento que soy una persona digna de aprecio, al
menos en igual medida que los demás
1.000
Estoy convencido que tengo cualidades buenas
.480
1.000
Soy capaz de hacer las cosas tan bien como la
mayoría de la gente
.832
.395
1.000
Tengo una actitud positiva hacia mí mismo/a
.787
.459
.792
1.000
En general estoy satisfecho/a de mí mismo/a
.730
.499
.696
.731
1.000
Siento que no tengo mucho de lo que estar
orgulloso/a
-.070
-.075
-.102
-.120
-.077
1.000
En general, me inclino a pensar que soy un
fracasado/a
-.311
-.215
-.438
-.406
-.334
.197
1.000
Me gustaría poder sentir más respeto por mi
mismo
.510
.340
.364
.478
.463
.309
.078
1.000
Hay veces que realmente pienso que soy inútil
-.207
-.187
-.244
-.168
-.144
.255
.533
.010
1.000
A veces creo que no soy buena persona
.041
.345
.074
.043
.082
-.270
-.056
.055
.088
1.000
Conoce
técnicas de
respiración
Se muestra
intranquilo y
nervioso
Tiene
pareja
Recibe
visitas de
sus amigos
Le gustaría
realizar
actividades que
le permiten
aprender cosas
nuevas
Realiza técnicas
para mejorar su
movilidad
Aplica técnicas
para mejorar el
sueño
Válido
150
150
150
150
150
150
150
Perdidos
0
0
0
0
0
0
0
6,75
7,07
6,91
6,76
6,76
6,55
6,68
Mediana
7,00
7,00
7,00
7,00
7,00
6,00
7,00
Desv. Desviación
,463
,652
,282
,598
,620
,651
,717
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
179
TABLA 3: Resultados del Cuestionario
Fuente: Elaboración de los autores
Procedimiento: Para poder determinar el impacto del programa de extensión universitaria se
aplicó el test de Rosenberg en dos tiempos: 1) al inicio del programa y 2) al final del mismo;
durante ocho meses los adultos mayores beneficiarios del proyecto de extensión universitaria
participaron de actividades planificadas en el marco de dos ejes principales: cognición y emoción
bajo los lineamientos de la psicología positiva; todos los datos obtenidos fueron analizados por el
programa estadístico SPSS v. 25.
RESULTADOS
Al inicio del programa se obtuvieron los siguientes resultados (n=150; M= 1,33; DT= 0,629) el
76% de adultos mayores con autoestima baja; el 15,3% con un nivel de autoestima medio y el
8,7% con un nivel de autoestima alto. Al cierre del programa se obtuvieron los siguientes
resultados (n=150; M= 1,89; DT= 0,697) 30% de adultos mayores con un nivel de autoestima
baja, 50,7% de participantes con un nivel medio de autoestima y el 19,3% con un alto nivel de
autoestima (Tabla 4).
TABLA 4. Niveles de autoestima de participantes
Fuente: Elaboración propia
Si
No
A veces
F
%
f
%
f
%
N
1.
Conoce estrategias de regulación emocional
18
12
121
81
11
7,3
150
2.
Conoce estrategias de respiración
39
26
109
73
2
1,3
150
3.
Se muestra intranquilo y nervioso
27
18
86
57
37
25
150
4.
Tiene pareja
13
9
137
91
150
5.
Recibe visitas de los amigos
49
33
88
59
13
9
150
6.
Le gusta aprender actividades que le permitan aprender cosas
51
34
84
56
15
10
150
7.
Aplica técnicas para mejorar su movilidad
80
53
57
38
13
8,7
150
8.
Aplica técnicas para mejorar el sueño
70
47
58
37
22
15
150
Inicio del Proyecto
N= 150
Fin del Proyecto
N= 150
Niveles de
autoestima
f
%
f
%
Baja
114
76
45
30
Media
23
15,3
76
50,7
Alta
13
8,7
29
19,3
Erika Ruperti Lucero, Cecilia Solis Ríos, Eduardo Espinoza Solís
180
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
DISCUSIÓN
Los servicios psicológicos que se brindan en los programas de cuidado al adulto mayor se
enfocan a la actuación en la intervención de trastornos propios de la edad que hayan presentado
signos y síntomas que impidan su bienestar integral, es importante ampliar la red de apoyo para
consolidar actividades que involucren a adultos mayores sin signos y síntomas propios de la edad
a realizar actividades que atenúen tales efectos; al iniciar el proyecto y analizar la primera
recogida de datos se obtienen datos significativos en niveles de baja autoestima confirmándose
los estudios realizados (Roja, Zegers, y Forster, 2009; Zavala, Vidal, Castro, Quiroga, y Lassen,
2006; Bergland, Thorsen, y Lolan, 2010) en referencia a baja autoestima de adultos mayores. Las
actividades en los ejes de cognición y emoción fueron enfocadas en la transmisión de seguridad,
mejora del auto concepto, elevar la percepción de sentirse útiles en cada actividad que realizaron
para integrar sus habilidades con sentimientos de tranquilidad, afabilidad y herramientas de
autorregulación emocional por medio de la afirmación de la palabra (Peterson y Seligman, 2004;
Killen y Macaskill, 2015). Al cierre del proyecto se encontró diferencia estadística entre los
niveles de autoestima, obteniendo mejores niveles de autoestima alta en los adultos mayores que
participaron activamente en el proyecto como en los estudios de García, Marín, y Bohórquez
(2012); Fernández y Manrique-Abril (2010); Jiménez, Izal, y Montorio (2016). Motivar e
incentivar a los adultos mayores a involucrarse en actividades de movimiento en entornos
sociales ayudará a disminuir la posibilidad de padecer diversas patologías producto del
sedentarismo, estos adultos mayores alcanzan mejor aptitud funcional y coordinación motora, por
ende, podrían disminuir los riesgos de salud en el plano cardiovascular, neurológico y del trauma
(Valdés, 2009; Pardo, 2014; Quintero-Burgos, Melgarejo-Pinto, y Ospina-Díaz, 2017).
CONCLUSIONES
El estudio concluye identificando que la intervención tuvo, como resultado, un efecto positivo en
la autoestima de los adultos mayores proyectando una mejora en la calidad de vida de los
participantes, resultado que se evidencia en los significativos niveles de autoestima de los adultos
mayores al final de la intervención. De acuerdo a las proyecciones establecidas a nivel mundial
sobre el aumento de la esperanza de vida y la promoción del envejecimiento activo es necesario
seguir aplicando intervenciones preventivas para atenuar los efectos del declive cognitivo propios
de la edad y generar mejores días en la salud emocional y física del ser humano, programas que
atiendan a este grupo de edad podrían beneficiar al conocimiento de patrones conductuales que
permitan establecer causas y efectos del bienestar psicológico del ser humano y la importancia de
las redes de apoyo y acompañamiento social en cada etapa de la vida.
Dentro de la revisión bibliográfica, se estableció que la calidad de vida es un aspecto
determinante a la hora de procurar el bienestar del adulto, debido a que este, fortalece su
autoestima, su estado emocional y físico, ya que dentro de la de esta, se incluyen elementos como
las condiciones en las que vivía, su educación, su estado físico, anterior y actual y cómo fue su
vida, si fue activa o no, teniendo en consideración que si dicha actividad fue positiva, el adulto
mayor, puede tener mejores posibilidades de sentirse en buena forma y mucho más “útil” en sus
tiempos más longevos.
Se sugiere que futuras investigaciones puedan tener mayor cobertura en otras regiones del país y
profundizar en estudios longitudinales para hallar predictores del envejecimiento saludable, de
esta manera se puedan generar proyectos desde la educación superior en la intervención con la
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
AUTOESTIMA COMO INDICADOR DE CALIDAD DE VIDA DEL ADULTO MAYOR
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
181
comunidad que incluyan otros rangos de edad para la prevención de enfermedades
neurodegenerativas, depresión y ansiedad.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
Aguilera, B. J., Esquivel, L. E., Pérez, F. Á., & Aragón, L. (2016). Dependencia funcional y percepción de apoyo
familiar en el adulto mayor. Atención Familiar, 129-133. doi:https://doi.org/10.1016/j.af.2016.08.002
Álvarez-Dardet, S. M., Cuevas-Toro, A. M., Pérez-Padilla, J., & Lara, B. L. (2016). Evaluación de los estereotipos
negativos hacia la vejez en jóvenes y adultos. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 323-328.
Arango, Y. C. (2016). Factores asociados con la ideación suicida del adulto mayor en tres ciudades de Colombia.
Revista Colombiana de Psiquiatria, 15-16. doi:https://doi.org/10.1016/j.rcp.2018.09.004
Ardila, A. m., & Manrique, J. G. (2014). Valoración geriátrica integral. Atención Familiar, 20-23.
doi:https://doi.org/10.1016/S1405-8871(16)30006-2
Bergland, A., Thorsen, K., & Lolan, N. (2010). The relationship between coping, self-esteem and health on outdoor
walking ability among older adults in Norway. Agein & Society, 949-963.
Calvo, C. B., & Iglesias, G. J. (2009). DEPENDENCIA Y EDADISMO. IMPLICACIONES PARA EL CUIDADO.
Revista Enfermeria CYL, 49-51.
Cámara, M. Á., Higueras-Fresnillo, S., Martinez-Gomez, D., & Veiga, Ó. (2018). Actividades diarias evaluadas
mediante monitor de actividad de alta precisión en adultos mayores: resultados preliminares del Estudio
IMPACT65+. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 332-336.
Chávez, M., Bautista , A., García, D., Fuentes, M., Ogarrio, C., Montaño, E., & Hoyos, G. (2018). La Aplicación De
Un Programa De Intervención Para El Beneficio De La Salud Física Y Emocional En Mujeres Adultas Mayores En
Hermosillo, Sonora. MHSalud, 15, 1-4. doi:https://doi.org/10.15359/mhs.15-1.4
Choia, K., Jangb, H., Leea, M., & Kima, K. (2010). Sexual life and self-esteem in married elderly. Archives of
Gerontology and Geriatrics.
Correa-Bautista, J. E. (2012). Cambios en la aptitud física en un grupo de mujeres adultas mayores bajo el modelo de
envejecimiento activo. Revista de la Facultad de Medicina, 21-23. Obtenido de
https://revistas.unal.edu.co/index.php/revfacmed/article/view/31226
Cruz, T., García, L., Álvarez, M. A., & Manzanero, A. L. (2019). Calidad del sueño y déficit de memoria en el
envejecimiento sano. Neuologia, 7-12. doi:https://doi.org/10.1016/j.nrl.2018.10.001
Doblas, J. L., & Conde, M. d. (2018). Viudedad, soledad y salud en la vejez. Revista Española de Geriatría y
Gerontología, 128-130.
Durán-Badillo, T., Aguilar, R., & Martínez, M. (2013). Depresión y función cognitiva de adultos mayores de una
comunidad urbano marginal. Enfermería Universitaria, 36-38.
Esteve, M. E., & Gil, Á. C. (2013). El hábito de lectura como factor protector de deterioro cognitivo. Gaceta
Sanitaria, 68-71.
Fernández, R., & Manrique-Abril, F. (2010). Rol de la enfermería en el apoyo social del adulto mayor. Enfermería
Global, 551 - 556.
Garaigordobil, M., Pérez, J., & Mozaz, M. (2008). Self-concept,self-esteem and psychopathological symptoms.
Psicothema, 114 - 23.
García, A., Marín, M., & Bohórquez, M. (2012). Autoestima como variable psicosocial predictora de la actividad
física en personas mayores. Revista de Psicología del Deporte, 195-200.
Garcia, C. (2012). Evaluación y cuidado del adulto mayor frágil. Revista Médica Clínica Las Condes, 36-40.
Guede, M. T., Sander, A. O., & Rivera, M. A. (2013). Bienestar, Apoyo Social y Contexto Familiar de Cuidadores
de Adultos Mayores. Acta de Investigación Psicológica, 1018-1021.
Erika Ruperti Lucero, Cecilia Solis Ríos, Eduardo Espinoza Solís
182
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VI, Año 2020, No. 3 (Septiembre-Diciembre)
Herrera, A., & Guzmán, A. (2012). Reflexiones sobre calidad de vida, dignidad y envejecimiento. Revista Médica
Clínica Las Condes, 65-70. doi:https://doi.org/10.1016/S0716-8640(12)70275-4
Hill, R. (2011). A Positive Aging Framework for Guiding Geropsychology Interventions. Behavior Therapy, 42, 66-
77. doi:https://doi.org/10.1016/j.beth.2010.04.006
Jiménez, M. G., Izal, M., & IgnacioMontorio. (2016). Programa para la mejora del bienestar de las personas
mayores. Estudio piloto basado en la psicología positiva. Suma Psicológica, 51-53.
Killen, A., & Macaskill, A. (2015). Using gratitude intervention to enhance well-being in older adults. Journal of
happiness Studies, 947 - 964.
Meléndez, J. C., Delhom, I., & Satorres, E. (2019). El poder de la inteligencia emocional sobre la resiliencia en
adultos mayores. Ansiedad y Estrés, 14-16.
Molina, M., Schettini, R., López-Bravo, M., Zamarrón, M., & Férnandez, R. (2011). Actividades cognitivas y
funcionamiento cognitivo en personas muy mayores. Revista Española de Geriatría y Gerontología, 297 - 302.
Moral, J. C., Miguel, J. M., & Pardo, E. N. (2008). Análisis del bienestar en la vejez según la edad. Revista Española
de Geriatría y Gerontología, 90-95.
Morejon, A. V., Garcia-Boveda, R. J., & Jimenez, R. V.-M. (2004). Escala de autoestima de Rosenberg: fiabilidad y
validez en población clínica española. Apuntes de Psicologia, 248-250.
Ocampo, J. M., Mosquera, J. I., & Davis, A. (2018). Deterioro funcional asociado al deterioro cognitivo en el
anciano hospitalizado. Revista Española de Geriatria y Gerontologia , 19-22.
Pardo, M. (2014). Motivación autodeterminada en adultos mayores practicantes de ejercicio físico. Cuadernos de
Psicología del Deporte, 149-156.
Peterson, C., & Seligman, M. (2004). Character strengths and virtues: A handbook and classification. Waschington,
DC: American Psychological Association.
Quintero-Burgos, C., Melgarejo-Pinto, V., & Ospina-Díaz, J. (2017). ESTUDIO COMPARATIVO DE LA
AUTONOMÍA FUNCIONAL DE ADULTOS MAYORES: ATLETAS Y SEDENTARIOS, EN ALTITUD
MODERADA. MHSalud, 3, 2-6. doi:http://dx.doi.org/10.15359/mhs.13-2.6
Rodríguez, J. G., & Gutiérrez, G. G. (2017). Definición y prevalencia del deterioro cognitivo leve. Revista Española
de Geriatría y Gerontología, 3-6.
Rodríguez-Hernández, M. (2014). Aptitud Física y su Relación con Rasgos Depresivos en Personas Adultas Mayores
que Realizan Actividades Fisicas. MHSalud, 35-37.
Roja, C., Zegers, B., & Forster, C. (2009). Confiabilidad y validez de la escala de autoestima de Rosemberg en
personas adultas y adultas mayores de la región metropolitana de Santiago de Chile. Revista Médica de Chile, 791-
800.
Rojas-Barahona, C., Zegers, B., & Foster, C. (2009). La escala de autoestima de Rosenberg: Validación para Chile
en una muestra de jòvenes adultos, adultos y adultos mayores. Rev. Med. Chile, 791-800.
Ruch, W., Proyer, R., & Weber, M. (2010). Humor as a character strength among the elderly. Z Gerontol Geriat, 1.
Sulbrandt, J., Pino, P., & Oyarzún, M. (2012). Envejecimiento activo y saludable: investigación. Rev Chil Enf Respir,
269-271.
Valdés, S. E. (2009). EL BIENESTAR PERSONAL EN EL ENVEJECIMIENTO. Iberóforum. Revista de Ciencias
Sociales de la Universidad Iberoamericana, 48-60.
Zavala, M., Vidal, Castro, M., Quiroga, P., & Lassen, G. (2006). Funcionamiento social del adulto mayor, destinado
a conocer la autoestima y el funcionamiento social según los roles sociales, desde su visión y la de sus cuidadores y
la percepción del funcionamiento familiar. Ciencia y enfermería, 53-62.
Zavala, M., Vidal, D., & Castro, M. (2006). FUNCIONAMIENTO SOCIAL DEL ADULTO MAYOR. Scielo, 54-
56. doi:http://dx.doi.org/10.4067/S0717-95532006000200007


Contador de visitas: Resumen | 14 | y

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2020 Erika Ruperti Lucero, Cecilia Solis Ríos, Eduardo Espinoza Solís

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.

Publicación bajo licencia

Grupo 2. Clasificación de Revistas Científicas de la República de Cuba.

Procedencia geográfica de los lectores de Revista Mikarimin

Map