Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
Concepción de las centralidades urbanas en la ciudad de Manta, Ecuador: piezas claves en el desarrollo urbano
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
117
Concepción de las centralidades urbanas en la ciudad de Manta, Ecuador: piezas claves en
el desarrollo urbano
AUTORA: Yanet Samada Grasst
1
DIRECCIÓN PARA CORRESPONDENCIA: yanet.samada@gmail.com
Fecha de recepción: 15-06-2022
Fecha de aceptación: 13-08-2022
RESUMEN
La centralidad debe favorecer un modelo de ciudad con una estructura urbana coherente con sus
sistemas de movilidad, y a su vez garantizar el espacio urbano, para el intercambio social. A
partir de esto se vienen haciendo propuestas que definen esquemas de organización de las
ciudades a la vez que se determinan zonas de actuación distribuidas justificadas con la intención
de conseguir un reequilibrio territorial. Es por ello se proyectó como objetivo de la investigación
identificar las lógicas e incoherencias que predominan en el desarrollo de las centralidades
urbanas en la ciudad de Manta como piezas claves en el desarrollo urbano. Se desarrolló
mediante una metodología diacrónica descriptiva con un enfoque cualitativo, basado en la
observación no participante a través de la visita de campo y el estudio de documentos de
urbanismo, textos, planos, mapas y otros materiales que sirvieron para ubicar el análisis en su
contexto histórico, intelectual, urbano, social, político y económico. A través de ello se
determinan entre los principales aportes como la centralidad en la ciudad tradicional de Manta
posibilitaba el contacto más directo de los habitantes con la ciudad, pero ha perdido su potencial
de relación y atractivo social; se han estructurado nuevas centralidades, nuevas formas de
organización urbana y expansión territorial; propiciando una ciudad discontinua y extendida que
produce espacios centrales vacíos y carentes de urbanidad.
PALABRAS CLAVE: centralidades urbanas; ciudad de Manta; expansión territorial; intercambio
social
Conception of urban centralities in the city of Manta, Ecuador: key pieces in urban
development
ABSTRACT
The centrality must favor a city model with an urban structure consistent with its mobility
systems, and in turn guarantee urban space for social exchange. Based on this, proposals have
been made that define organization schemes for cities while determining justified distributed
areas of action with the intention of achieving a territorial rebalancing. That is why the objective
of the research was to identify the logics and inconsistencies that predominate in the development
of urban centralities in the city of Manta as key pieces in urban development. It was developed
through a descriptive diachronic methodology with a qualitative approach, based on non-
participant observation through field visits and the study of urban planning documents, texts,
plans, maps and other materials that served to place the analysis in its context. historical,
1
Doctoranda en Filosofía y Letras, Universidad de Alicante, España. Diplomado en Ordenamiento Territorial y
Desarrollo Urbano, miembro de la Red de urbanistas del Ecuador. Docente de Pre y Posgrado Universidad Técnica
de Manabí, Portoviejo, Ecuador. Email: yanet.samada@utm.edu.ec ORCID: https://orcid.org/0000-0002- 8762-5577
Yanet Samada Grasst
118
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VIII, Año 2022, No. 3 (septiembre-diciembre)
intellectual, urban, social, political and economic. Through this, the main contributions are
determined as the centrality in the traditional city of Manta made possible the most direct contact
of the inhabitants with the city, but it has lost its potential for relationship and social
attractiveness; New centralities, new forms of urban organization and territorial expansion have
been structured; propitiating a discontinuous and extended city that produces empty central
spaces lacking in urbanity.
KEYWORDS: urban centralities; Manta city; territorial expansion; social exchange
INTRODUCCIÓN
Es constante el uso del término centralidad cuando se habla de ciudad, a partir de esto se vienen
haciendo propuestas que definen esquemas de organización de las ciudades a la vez se
determinan zonas de actuación distribuidas con la intención de conseguir un reequilibrio
territorial. Se habla además de las infraestructuras y sus espacios como ámbitos privilegiados y de
oportunidad para potenciar, impulsar y concretar transformaciones de centralidad urbana.
Bajo esa premisa los lugares de centralidad son aquellos espacios alternativos a los del urbano
consolidado donde se aglutinan las funciones centrales. Encontrarlas en ámbitos como áreas de
reciente urbanización y espacios fragmentarios a lo largo de las infraestructuras denota como han
cambiado tanto la estrategia como las lógicas de localización de estas funciones. (Paris, 2017) En
la ciudad de Manta el análisis de estos espacios que generan centralidad, su transformación,
funciones e infraestructuras llevan a sus pobladores a desplazarse a diario hasta este sector,
siendo así la importancia de estas centralidades emergentes, su valor en el ámbito urbanístico y el
desarrollo sostenible de la ciudad.
Para Manuel Castells (1974) la centralidad urbana tiene una significancia en el entendimiento de
la estructura de una ciudad, los centros urbanos son el resultado de un proceso social de
organización del espacio urbano. Es así como realiza una triple caracterización del centro: el
centro simbólico, resultado de una determinada sociedad se organiza con respecto a los valores
expresados en el espacio; el centro punto de intercambio como un proceso de expansión de la
urbe en vías de industrialización, de la división social del trabajo, de la especialización funcional
y de la ocupación del suelo según la ley de mercado; y el centro lúdico, en tanto que expresión
del proceso de formación de una sociedad que valoriza cada vez más el consumo,
correspondiendo a una separación definitiva entre “hábitat” y trabajo y a la organización
horizontal de la cultura, privatizada y masificada.(González Bereziartua, 2017)
Según (Panerai & Mangin, 1999) la definición de espacios centrales parte de algunos usos
principales, en los cuales el comercio es el que ejerce un papel aglutinador, al que se añaden la
presencia institucional, administrativa y simbólica del poder, y los equipamientos educativos, de
cultura y ocio que también actúan como espacios de atracción en el espacio urbano.
Es por ello lo clasifican en los centros históricos, que básicamente están conformados por los
centros tradicionales y mantienen su vitalidad cuando su identidad en el tiempo prevalece; están
también los centros corredor, que son aquellos que están ubicados en barrios modernos,
dispuestos a lo largo de las grandes vías de acceso y son los que de cierta manera se encuentran
estructurando relaciones urbanas mediante usos comerciales y de ocio; y por último están los
grandes centros comerciales, que se encuentran ubicados de forma estratégica y buscan competir
con los centros corredor.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
Concepción de las centralidades urbanas en la ciudad de Manta, Ecuador: piezas claves en el desarrollo urbano
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
119
Para (Portas et al. 2006), a diferencia de Panerai & Mangin y Castells, las centralidades
emergentes pueden ser clasificadas por tipologías como centros, nudos y polos, por su
localización en núcleos densos, dispersos en el territorio o en cruces de infraestructuras y en
función de su tendencia a la agrupación, funciones aisladas, agregados de funciones centrales
homogéneas o heterogéneas.
Al identificar estos aportes con la ciudad de Manta es necesario entender que la conjunción de
varios factores son la causa de su nacimiento; por un lado, el recurso natural de la pesca, y la
existencia de un pequeño entrante del mar que facilitaba cierta protección para barcas y canoas de
menor calado; por otro lado, la proximidad de esa dársena se encuentra un área elevada
semiplana, adecuada para el asentamiento de una población, con buenas condiciones defensivas
gracias a su altura. Esa dualidad del asentamiento, la zona de pescadores y la zona defensiva, tan
cerca la una de la otra, pudiera ser la clave del nacimiento de la ciudad de Manta. (Camino &
Sainz, 2013)
A través de relaciones donde estén involucrados los tradicionales y nuevos espacios de referencia
urbana, la ciudad de Manta se extiende, tensiona y reestructura. En su ámbito de influencia los
cantones vecinos Montecristi y Jaramijó, se van configurando de manera interna y externa a la
ciudad, unas redes de nodos, se interconectan a través de las infraestructuras, movilidad y la
comunicación; todo ello conlleva a una transformación de la ciudad con una hipermovilidad
basada principalmente en el transporte en vehículo privado, un modelo urbano generalizado que
se caracteriza por una hiperextensión territorial de los asentamientos, actividades económicas,
sociales y el surgimiento de nuevos hipercentros periféricos es así que la centralidad cambia en su
localización e influencia.
Por estos antecedentes y por el creciente interés que están tomando el rescate de las funciones de
centralidad en la búsqueda de sistemas urbanos más equilibrados (Diez y Amilozzi, 2015) el
objetivo de la investigación se direccionó a identificar las lógicas e incoherencias que
predominan en el desarrollo de las centralidades urbanas en la ciudad de Manta como piezas
claves en el desarrollo urbano.
A través de la clasificación, los lugares de centralidad que se encontraron en el proceso, permitió
leer la ciudad desde la perspectiva de las centralidades; era de esperar que estos primeros
acercamientos nos llevaran a un centro bastante bien conectado entre sí, con una serie de
actividades y edificaciones importantes del cual empiezan a desprenderse, por las vías conectoras
con el territorio, una serie de estructuras de centralidad que empiezan a fortalecerse y mientras
más se alejan del centro simbólico, más empieza a decaer el carácter de urbanidad en estos
nuevos centros, salvo alguna parroquia que parecen avizorarse de estas infraestructuras.
DESARROLLO
Al hablar de los centros tradicionales Castro (2011), establece que estos entran en crisis, al
generarse una potencialización únicamente en nuevas polaridades, lo que en base al crecimiento y
la descentralización de las actividades en áreas cercanas al centro tradicional da origen a un
nuevo fenómeno de crecimiento llamado centro expansivo, conformado por una estructura
monocéntrica enfocada en una expansión unidireccional a la que se adjuntan pequeños centros
periféricos y el centro tradicional obsoleto.
Las intensas dinámicas de la economía global a partir de los años setenta del siglo anterior,
desataron importantes transformaciones en la estructura de las grandes ciudades de países en vías
Yanet Samada Grasst
120
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VIII, Año 2022, No. 3 (septiembre-diciembre)
de desarrollo. Estas transformaciones se reflejan principalmente en la descentralización de
funciones como resultado de la disminución de importancia o alteración del rol del centro
histórico y porque además éste sufre un proceso de degradación ambiental que lo convierte en
ocasiones, en lugar de grupos sociales marginales y usos residuales, comercio al por mayor e
incluso de economía informal (Olivares y González, 2004).
La literatura especializada latinoamericana concuerda en establecer dos principales fenómenos de
gran capacidad para rejerarquizar y reorganizar el tejido urbano, factores fundamentales del
proceso de traspaso de la ciudad nuclear a la metrópolis multicentrada. El primero es la
introducción tipológica del shopping mall y sus lógicas de localización (De Mattos, 1999, 2010;
Vecslir y Ciccolella, 2011) Napadensky, 2016) y el segundo, la descentralización de las
funciones urbanas terciarias hacia nuevos polos (Parnreiter, 2002, 2005; Janoschka, 2002;
Ciccolella, 1999). Ambas tendencias tendrían un correlato marcado por la obsolescencia de los
centros urbanos tradicionales (Sarlo, 2009; Janoschka, 2002; Carman, 2006 y Zambrano, 2019.
La expansión de los tejidos urbanos propicia la multiplicación de áreas de concentración de
actividades comerciales y de servicios, tales como subcentros, hipermercados, centros
comerciales y ejes especializados, que llevan a la transformación de la ciudad monocéntrica
(Beltráo y Goes, 2015). En este sentido, se presenta una ruptura de la estructura espacial
tradicional de la ciudad, la cual pasa de compacta y con un centro único a una organización
espacial difusa y con más de un núcleo; es decir policéntrica. No obstante, resulta oportuno
anotar que el surgimiento de las nuevas centralidades no obedece exclusivamente a la decisión de
desconcentrar actividades de la centralidad tradicional, sino también como producto de un
modelo urbano o en el marco de modelos territoriales globales
Generalmente, las investigaciones consideradas buscan caracterizar las composiciones
urbanísticas de las centralidades, al estar relacionadas directamente con los pensamientos
científicos contemporáneos a ellas, comprenden el cambio en la población urbana y su movilidad.
Es por ello se analizan los aspectos urbanos tanto en su contexto histórico, como a nivel
intelectual, social, político y económico, con el fin de identificar el desarrollo de las ciudades a
través de continuidades y desde la expansión en la malla urbana y el cambio en su tejido social
(Salvati, 2018; Zambrano, 2019).
Según (Lefebvre, 1974) el espacio abstracto era productor de un nuevo tipo de centralidades
urbanas, que ya no funcionarían como cristalizadores de la vida urbana, lugares de interacción
por excelencia; tales como el rol de la gran plaza tradicional sino como generadores de
plusvalías. Tales centralidades expresarían la primacía dada por las sociedades contemporáneas al
valor de cambio en detrimento del valor de uso.
Sin embargo, Lefebvre evidenció que el espacio abstracto presentaba contradicciones: las
prácticas sociales no podían ser ignoradas y trabajaban para el advenimiento de otro tipo de
espacio, el espacio diferencial en el que las diferentes lógicas de usos sociales y de apropiación
del espacio conquistarían su lugar. Tomando como referencia a Lefebvre se asume el término de
centralidad urbana en toda su riqueza semántica, incluyendo las dimensiones económicas,
políticas, sociales, culturales y simbólicas.
El análisis de la concepción de las centralidades urbanas, entendidas como piezas maestras del
modelo territorial, sacó particularmente a flote las tensiones entre diversas concepciones políticas
del desarrollo urbano en distintos momentos históricos. Es por ello se debe entender la categoría
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
Concepción de las centralidades urbanas en la ciudad de Manta, Ecuador: piezas claves en el desarrollo urbano
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
121
de espacio concebido por Lefebvre: un espacio pensado, abstracto, sobre el cual se proyectan
valores, ideologías, representaciones sociales y políticas, tanto del modelo de sociedad como del
modelo de ciudad imperante. Este espacio concebido orienta la acción espacial, pero el espacio
concreto, vivido, le ofrece resistencias múltiples.
Las nuevas centralidades también son el resultado de políticas de planeación sectorial o de
planeación territorial, orientadas a la competitividad o a dar respuestas a demandas sociales
insatisfechas (Beuf, 2012). Son consideradas una de las tres formas de hacer ciudad, junto a las
actuaciones destinadas a recalificar suelos en barrios consolidados y a los programas de
rehabilitación de viviendas (Borja y Muxi, 2003). Incluyen dimensiones económicas, sociales,
espaciales y culturales y atraen los servicios más especializados y el comercio de alto nivel
(Olivares y González, 2004). En oportunidades surgen por la necesidad de centro propio de
barrios periféricos y en ocasiones logran suplir la ausencia de espacios públicos, al convertirse en
lugares de encuentro para los habitantes del barrio.
Las ciudades puerto como en el caso de Barcelona y Nápoles, concluyen que “los márgenes
fluviales, las playas y los grandes parques geográficos” (Zambrano, 2019, junio, p. 7), son
concentradores de centralidades. A nivel de América Latina, esta posee ciudades portuarias en las
que se puede observar la incidencia de los puertos marítimos en diferentes niveles de urbe, siendo
estos su economía, paisaje, estructura urbana e incluso cultural. En la mayoría de los casos se
puede visualizar cómo en lugares como Puerto Príncipe (Haití), Veracruz (México), Porto
Maravilha (Brasil), etc., los puertos se toman como punto de partida para el asentamiento y
crecimiento de la urbe, y planteado su tejido inicial alrededor de estas (Alemany, 2015).
La problemática común en las ciudades latinas, denotan una calidad de vida marcada por la zona
beneficiada o precaria en el que se desarrolla cada persona, generándoles a las ubicadas en la
segunda opción, inconvenientes a nivel de movilidad, tiempo, productividad y desarrollo social.
Es por lo mencionado, que en las ciudades se refleja que la expansión periférica de las ciudades y
los déficits que ha acarreado, han generado una respuesta de surgimiento de nuevos centros
urbanos, que, si bien no logran alcanzar el carácter de metropolitanos, abastecen a las zonas
aledañas.
Se debe comprender a la centralidad urbana como elemento constitutivo principal en el origen de
la ciudad hispanoamericana y en sus sucesivas etapas de desarrollo, ya que se la define como los
espacios centrales que organizan el territorio a partir de una estructura jerarquizada, misma que se
constituye a partir del superávit de servicios, es decir, la diferencia entre la capacidad de un
determinado servicio y el número de habitantes del área de influencia de dicho servicio.
El objeto de estudio es la ciudad de Manta en la provincia de Manabí, Ecuador y el universo
establecido son las centralidades urbanas que se identifican, clasifican y describen a lo largo de
esta investigación. En cuanto a la naturaleza de sus objetivos, la investigación es descriptiva y en
lo referente a sus datos es cualitativa (Hernández, Fernández, Baptista, 2006). El método
utilizado es el analítico-descriptivo, ya que se analizan estos espacios por separado y se describen
con detalles. Las técnicas a las que se recurre son de tipo documental y de campo; entre las de
campo se utiliza en primer lugar, la observación no participante, que permite obtener la
información necesaria, el registro de los datos y su posterior análisis. Por su parte, la técnica
documental se utiliza para la recopilación de datos y antecedentes, mediante la revisión de
literatura sobre el tema de estudio, especialmente artículos, libros, registros, estadísticas
publicadas y el Plan de Ordenamiento Territorial de Manta (PODT) 2020- 2035. Esta técnica
Yanet Samada Grasst
122
Revista Mikarimin. Publicación cuatrimestral. Vol. VIII, Año 2022, No. 3 (septiembre-diciembre)
permite el acceso a la información requerida para establecer el marco teórico referencial y
delimitar los aspectos a tener en cuenta para la autorreferencia y clasificación de las nuevas
centralidades.
El origen de la ciudad de Manta se encuentra en el pequeño puerto de pescadores en la costa del
océano Pacífico, formado al abrigo de una pequeña dársena, que ofrece un poco de resguardo a
las embarcaciones pesqueras. La dependencia hacia la pesca se manifiesta desde el origen de la
población, esta se establece en los dos núcleos urbanos iniciales, lo que hoy es el centro de Manta
y uno más pequeño llamado Los Esteros y que a la postre creció en conjunto la zona comercial de
Tarqui. No obstante, ya en la época de los Mantas se sabe que existía una población llamada
Jocay, cuyo nombre significa casa de peces.
La posición estratégica de la ciudad de Manta, limitando con el Océano Pacífico, le convierte en
el segundo puerto marítimo del país, posibilitando de este modo la actividad comercial y los
beneficios económicos, posee una extensión de 306 km2 y corresponde al 1,66% de la provincia
de Manabí, poblacionalmente es una ciudad urbana con un 96,06% de habitantes que se asienta
dentro del perímetro urbano (Censo de población INEC, 2016); estas dinámicas de
comercialización la han llevado a tener un crecimiento acelerado durante los primeros 90 años de
conformación en el ámbito económico, social y sobre todo urbano.
Esto ha conllevado al crecimiento acelerado, sin una planificación adecuada, denotando una
distención en el desarrollo urbano (Sáinz, del Caz, Camino, Jové, & Orozco, 2013). La
morfología de la ciudad de Manta posee una mezcla de modelos urbanos, teniendo las
características típicas de una ciudad Latinoamericana, con calles de calzadas y aceras en las que
se desarrolla la convivencia social, pasando a urbanizaciones periféricas cuyo acceso se da a
través del vehículo particular. Es así como el crecimiento territorial desbalanceado de esta ciudad
se ve reflejado en la expansión urbana y la composición de las centralidades, generando
insuficiencia de servicios, empleos, áreas verdes, equipamientos, al igual que en el uso de suelos,
incrementando la desigualdad en diferentes áreas urbanas.
En la ciudad de Manta los problemas en la pérdida de las funciones de centralidad tradicional y el
surgimiento de las nuevas centralidades se generan a raíz de la incorporación de nuevas
actividades e infraestructura, como en el caso de los grandes centros comerciales que alejan a sus
habitante del contacto directo con la ciudad, que por una parte aportan en la aparición de
centralidades urbanas, pero al ser construidos por la industria privada deja de lado la postura de
los planificadores urbanos y se imponen en el modo de vida de los ciudadanos, con una tendencia
a estimular y cambiar el tejido social dependiendo de la idoneidad de su tipo y trazado.
La fachada principal de la zona histórica de Manta es hacia la mar conectada con el Malecón,
donde se identifican el edificio de la Municipalidad, la cámara de comercio y el emblemático
Parque Central de la ciudad. Estos equipamientos hacen de transición entre la cuadrícula regular
y la forma curva del Malecón. Se trata de la configuración de la fachada principal de la ciudad, en
contacto directo con el puerto. (Camino & Sainz, 2013).
Estas actividades siempre tenían al olvidado parque Central siendo el que daba carácter al centro
de la ciudad como protagonista del intercambio social y de urbanidad del sector, al articularse
con la zona bancaria, zona de comercio del casco central del cantón, termina en los edificios
públicos del Palacio de Justicia, la municipalidad y las empresas de agua y luz de la ciudad;
además de unir el antiguo parque Eloy Alfaro, el de La Madre y la Plaza Cívica de la ciudad.
Mikarimin. Revista Científica Multidisciplinaria ISSN 2528-7842
Concepción de las centralidades urbanas en la ciudad de Manta, Ecuador: piezas claves en el desarrollo urbano
© Centro de Investigación y Desarrollo. Universidad Regional Autónoma de Los Andes - Extensión Santo Domingo. Ecuador.
123
Es decir, desde estos antecedentes se evidencia como desde una ciudad originalmente
monocéntrica, pasa a una etapa de policentralidad formando a manera de una red, la misma que
se irá conectando a través de los corredores urbanos.
Figura 1. Año 1950, centro de la ciudad de Manta.
Fuente. Museo Cancebí (2021).
Según (Cuenin & Silva, 2010) cuando se identifican los asentamientos centrales se pueden
establecer planes de desarrollo urbano que beneficien a la ciudad, esto se evidencia en el Plan
General de Desarrollo Territorial 2006 del Distrito Metropolitano de Quito con el cual se generó
el trabajo de diseño de la operación EC-L1041, que tiene como fundamento el análisis de
centralidades, posteriormente definió un modelo de intervención para el fortalecimiento del
sistema de centralidades tomando en cuenta su diversidad, como ejemplos replicables y de los
cuales se pudiese aprender.
En la ciudad de Manta se percibe el concepto de centralidades cuando se hace referencia a los
lugares que no necesariamente corresponden al centro urbano; se experimentan varios procesos
de recomposición de la centralidad, entendida, al singular, como una propiedad polarizadora de
los centros urbanos. Estos últimos siempre son centros de una unidad geográfica relativamente
bien definida: centro de la ciudad, centro de la parroquia. No es el caso de las centralidades
urbanas de esta ciudad, que son los lugares con capacidades de polarización de naturaleza
variada, económica, política y de alcances diversos, muy reconocidos por los habitantes.
Hasta alrededor de la década de los veinte, aunque Manta no fue colonizada por los españoles, es
por ello no tiene plaza mayor, mantuvo la forma de la ciudad colonial, compacta y sin grandes
cambios morfológicos visibles, aunque durante el siglo XIX se evidencia un incremento en su
densidad poblacional y transformado los usos del parque Central. La centralidad fue invocada
como una respuesta a los problemas del mal desarrollo, pero los discursos urbanísticos, mal
adaptados al contexto local, tropezaron constantemente con la oposición de la sociedad y la
debilidad operacional de los gobernantes (Beuf, 2012). Así, la ciudad se fue extendiendo de